Venta de artículos usado para Dios


8/11/2022


Por Ronnie Crocker
 
Diane Sullivan se siente bendecida de vivir en Deer Park, un frondoso suburbio de Houston impulsado por una industria petroquímica que mantiene las escuelas locales, bibliotecas y otros servicios de la ciudad bien financiados. El ingreso de los hogares está por encima del promedio estatal, y la tasa de pobreza es de solo 6.6 por ciento.
 
"Es un área donde te gustaría vivir, especialmente si tienes hijos", dice Sullivan, quien hace ocho años regresó a la comunidad de 35,000 habitantes con su esposo, un nativo de Deer Park.
 
Ella también cree en compartir las bendiciones a los menos afortunados. De 10 a.m. a 2 p.m. todos los martes y jueves, por ejemplo, los voluntarios de la Iglesia Metodista Unida Deer Park trabajan en la Despensa de Alimentos Comunitarios de Deer Park para las personas en el sistema de escuelas públicas. Sullivan relata un caso, durante las profundidades de la pandemia, cuando fue alertada por un consejero escolar de una madre soltera que había contraído Covid y con sus dos hijos "pasó todo el fin de semana alimentándose con papas fritas y galletas".
 
La iglesia se ocupó de asegurarse que la familia tuviera suficiente con que alimentarse mientras la madre se recuperaba, dice Sullivan. La relación con los consejeros y otros funcionarios del Sistema Escolar Independiente de Deer Park permanece cerca y en curso.
 
"Servimos a mucha gente", dice.
 
Recientemente, la IMU de Deer Park organizó una gigantesca venta comunitaria de artículos usados que llenó el gimnasio de 6,000 pies cuadrados en su Centro de Vida Familiar y generó alrededor de $ 15,000 para apoyar los programas de alcance de la iglesia y otras organizaciones benéficas locales.
 
"Es una configuración enorme", dice Sullivan sobre la venta anual, que ofrece artículos examinados y asequibles a los maestros y otros compradores de regreso a la escuela, especialmente.
 
La venta de este año puso a trabajar a más de 60 voluntarios durante siete días, los primeros cuatro de los cuales se dedicaron a la instalación. El esposo de Sullivan construyó los estantes de exhibición para la ropa y los miembros de la iglesia revisaron más de 1,000 artículos donados y los organizaron en "departamentos" separados, incluidos libros, artículos para el hogar, juguetes, ropa de cama, productos electrónicos y decoraciones para maestros que buscan mejorar sus salones con un presupuesto.
 
"Esto está muy organizado, y tiene que serlo", dice Sullivan.
 
Los zapatos requerían su propia habitación separada. Los artículos deportivos se almacenaban al aire libre.
 
"Incluso tenemos un departamento de joyería", dice Sullivan.
 
Prepararse para la venta de tres días, que se programa cada año un par de semanas antes de la apertura del año escolar, también permite que los miembros de la iglesia se conozcan mejor. Trabajar juntos y compartir una comida diaria durante una semana puede desarrollar relaciones entre personas que no necesariamente se ven cuando están sentados en los bancos.
 
"Lo que pasa es que es una buena convivencia", dice Sullivan. "Podemos ver a otros miembros que no podemos ver los domingos porque podemos sentarnos muy separados de ellos en la iglesia".
 
En otras palabras, todo el mundo recibe algo especial.
 
Siempre se invitan a los maestros que vengan un día antes de que la venta se abra para el público. A los maestros se les da la oportunidad de escoger libros y también de seleccionar decoraciones para sus salones a mitad de precio. A Sullivan le llamo la atención este año una maestra de kindergarten que llego a la mostradora con una carga completa y, evidente para todos, un corazón aún más lleno.
 
“Una cosa que aprendimos durante la pandemia es que a los maestros no se les paga suficiente,” dijo Sullivan.
 
Los fondos recaudados durante la venta beneficiarán a personas de lejos y de cerca. La iglesia ha enviado contribuciones a Ucrania devastada por la guerra y a las personas que viven en Lake Charles, Louisiana, después de que fue azotada por huracanes. Más cerca de casa, los fondos también pagan "bolsas de maná" llenas de artículos esenciales y entregadas a personas sin hogar en el área. Se han hecho donaciones al Houston International Seafarers’ Center en La Porte y a Unbound Now Houston, que combate el tráfico sexual de personas y ayuda a sus víctimas.
 
La Iglesia Metodista Unida de Deer Park es parte de la Conferencia Anual de Texas, que incluye 635 iglesias en el este y sureste de Texas.
 
Después de que la venta de la comunidad concluyó este año, la ropa sobrante y otros artículos fueron donados a Clothed By Faith y Arms Of Hope. Se entregaron artículos para bebés al Proyecto Gabriel.
 
Sullivan, una ex operadora de procesos y coordinadora de capacitación, ahora jubilada de Exxon Mobil, es muy consciente de las formas en que la industria ha ayudado a su pequeña ciudad a ganarse su reputación de buenas escuelas y amistad familiar. Ella también está agradecida.
 
"Creo que en general nuestra comunidad está en muy buenas condiciones", dice.
 
Ella y sus compañeros congregantes felizmente comparten las bendiciones.
 
Obtenga más información sobre la Iglesia Metodista Unida de Deer Park en dpumc.org.