Transformando la Iglesia de Cuba a Texas


4/8/2021

 
Por Lindsay Peyton
 
La Rev. Dayimi Pimentel recuerda claramente cuando entró por primera vez en una Iglesia metodista en su Cuba natal. "Ese día mi vida cambió cuando conocí a Cristo," recordó. Eventualmente se convertiría en el comienzo de su viaje al ministerio. Ahora, al asumir la nueva posición de Coordinadora de Ministerios Raciales y Étnicos para la Conferencia Anual de Texas, jugará un papel en una iglesia cambiante, ayudándola a reflejar mejor el Reino de Dios.
 
Pimentel nació en Camagüey, Cuba, en un hogar donde explicó que nunca había oído hablar de Dios. En cambio, observó cómo su padre practicaba la Santería. A la edad de 9 años, Pimentel encontró una pequeña Biblia en la casa, pero su padre la arrebató de sus manos y le prohibió leerla.
 
“"La guardó encerrada en su closet, y nunca la volví a ver", recordó. "Aunque la escondió para mantenerla alejada de mí, no pudo encerrar la gracia de Dios en ese closet.”
 
Discerniendo su llamada
Pasaron diez años y su cuñada, Yoelquis Hernández, le extendió una invitación para que se uniera a ella en un servicio de la iglesia. "Ese día en la iglesia, mientras escuchaba la adoración y la Palabra, empecé a llorar, pidiendo perdón a Jesús por mis pecados", dijo Pimentel.
 
En poco tiempo, se sintió inundada con la gracia de Dios. Yoelquis leyó Juan 1:12 en voz alta. "Ella me dijo: 'Ahora eres hija de Dios", recordó Pimentel. "A partir de ese momento, el Señor me llenó de alegría, y vine a mi casa para hablarles de Cristo.”
 
No mucho después, recibió su llamado al ministerio.  En un campamento de verano para jovenes, un pastor predicó acerca de Isaias 6:1-8: “Entonces escuche la voz del Señor  diciendo, ‘¿A quien enviare? ¿Quién irá por nosotros? Y yo dije, “He me aqui. Enviame a mi.”
 
Era como si las palabras estuviesen hablándole directamente a Pimentel. “Desde ese momento comencé a servir a Dios como misionera, líder de jóvenes en mi iglesia y líder de grupos pequeños.  
 
Ese compromiso sólo se fortaleció con el tiempo. Con su esposo Daniel Hernández, se convirtieron en pastores asistentes en su iglesia local. Luego, se desempeñó como Directora Nacional de Educación Cristiana de la Iglesia Metodista en Cuba y obtuvo una licenciatura en teología en el Seminario Evangélico Metodista en La Habana. Eventualmente paso a ser una profesora en el seminario, y luego se graduó con una maestría en divinidades de la Escuela de Teología Perkins en Dallas.
 

Cuando el Rev. Arturo Cadar invitó a Pimentel y a su esposo a que vinieran a Texas y compartió su visión para los Ministerios Hispanos en la Conferencia Anual de Texas, la pareja vio una oportunidad para servir más a Dios e hicieron sus maletas. En el 2015, comenzaron a asistir a IMU Crossroads en Houston y, al año siguiente, fueron nombrados como pastores de la IMU El Mesías. 
 
En el 2019, la pareja recibió nombramiento como pastores en Galena Park para plantar una obra hispana, La Vid Comunidad Cristiana Houston. Ahí ella estableció un ministerio para mujeres hispanas-latinas. Durante la pandemia, incluso creó un grupo en línea para mujeres preocupadas por sus hijos.
 
Un Nuevo Rol 
Su amplia gama de experiencia y dedicación llamó la atención del Rev. Morris Matthis, director del Centro para la Excelencia del Clero de la Conferencia Anual de Texas. Este explicó que el Equipo de Cartografía Estratégica(Strategic Mapping Team[SMT]) de la Conferencia había identificado la necesidad de crear un nuevo puesto: Coordinador de Ministerios Raciales y Étnicos.
 
"Quedaba claro que Dayimi podía contribuir de gran manera'', dijo Matthis. "Ella tiene experiencia en el ministerio y como profesora. Ella ya es conocida y respetada por otros pastores.”
 
Pimentel recuerda a Matthis llamándola para hacer una entrevista para el puesto.  Ella inmediatamente acordo. “Sería ciertamente un reto, pero estaba muy agradecida que me considerarán como candidata para este puesto'', dijo ella. 
 
Matthis explicó que Pimentel comenzó el 1ro de marzo y trabajará junto con la Iniciativa de la Iglesia Hispana y la Iniciativa de la Iglesia Afroamericana (AACI).
 
"Ella estará involucrada en el fortalecimiento de ministerios con todas las etnias", agregó. "Ella también estará haciendo la pregunta de cómo nuestra conferencia puede hacer un mejor trabajo cuando se trata de ministerio. Ella estará abriendo nuevos caminos y buscando nuevas formas de apoyar y hacer crecer el ministerio.”
 
Pimentel será la encargada de ayudar a ministrar a todas las etnias. También trabajará para identificar, reclutar y nutrir al clero y líderes laicos para las comunidades religiosas existentes y nuevas para garantizar que todos estén representados y servidos.
 
“El rol de Dayimi es de estar segura que todos estemos conectados y de ayudar a que los proyectos se lleven a cabo”, dijo el Rev. Dr. Elijah Stansell, quien sirve como el líder de  la Iniciativa de la Iglesia Afroamericana (AACI) en la Conferencia. 
 
Explicó que la Conferencia Anual de Texas sirve a una población diversa, y ya hay varias iniciativas y oportunidades de desarrollo de liderazgo que brindan apoyo al clero. Él ve el papel de Pimentel como alguien que puede ayudar en la orquestación de programas.
 
"Mi esperanza es que en este papel, Dayimi nos ayude a evolucionar", dijo. "El hecho es que nuestra preocupación por el ministerio y los desafíos que enfrentamos son los mismos. Juntos, podemos construir ministerios fructíferos para todos los diferentes grupos étnicos para el futuro.”
 
Mejor Juntos
Dr. Stansell agregó que la iglesia está obligada a ministrar a todas las personas y mejorar los desafíos que enfrentan los diversos grupos étnicos. "Necesitan saber que la iglesia está ahí para ayudar", dijo. "Colectivamente, podemos hacer esto. Estamos mejor juntos.”
 
El trabajo de Pimentel acaba de empezar. "Comencé este camino de fe, confiada en que Dios me guiará para que pueda hacer una diferencia en nuestras comunidades raciales y étnicas", dijo.
 
Pimentel recordó, que al salir de Cuba, un individuo le advirtió que nunca tendría las oportunidades de liderazgo en los Estados Unidos, siendo hispana y extranjera. Ella agradece a la Conferencia Anual de Texas por recibirla y darle la oportunidad.
 
"Me recordó el propósito de Dios para mi vida y estoy agradecida de estar en esta Conferencia Anual que le da el espacio y las oportunidades a diferentes razas y grupos étnicos para ejercer su liderazgo", agregó.
 
Matthis está emocionado de tenerla en el equipo. "Estoy tan impresionado con su corazón por el ministerio", dijo.
 
Esta es solo una de las transiciones resultantes de las recomendaciones del SMT, agregó. "Estoy agradecido por la previsión de la Conferencia para pensar estratégicamente sobre su futuro", dijo. "Nos estamos posicionando para hacer avanzar nuestro ministerio de maneras nuevas e innovadoras – y creemos que hay grandes cosas por venir.”