Preguntas y Respuestas. Conozca a sus Delegados



Spanish

3/13/2020

Por Lindsay Peyton

La Conferencia General se reúne cada cuatro años para determinar el curso de la UMC para el futuro. Las Conferencias anuales eligen a sus delegados, mitad clero y mitad laicos, para el evento, que examina la ley de la iglesia y adopta resoluciones sobre temas morales, sociales, de política pública y económicos actuales. La Conferencia General también aprueba planes y presupuestos para programas de toda la iglesia para los próximos cuatro años. La Conferencia General 2020 se llevará a cabo a principios de mayo, con la asistencia de 862 delegados de todo el mundo y miles de visitantes. Los 18 delegados elegidos para la Conferencia Anual de Texas continúan preparándose para el evento. Conozcamos a un par de nuestros delegados:
 
El reverendo Dr. Jeff McDonald sirve como pastor principal en St. Paul's UMC en Houston. Antes de este nombramiento, era el pastor de la Primera Iglesia Metodista Unida Nacogdoches, Primera Iglesia Metodista Unida en Chandler y la Primera Iglesia Metodista Unida en Trinity. Se desempeñó como Pastor Ejecutivo Asociado en la Iglesia Metodista Unida Christ  en Sugar Land, y su primer trabajo en la iglesia fue en la Iglesia Metodista Unida Cokesbury  como director juvenil a tiempo parcial. Mientras estaba en la escuela en Centenary fue un joven pasante bajo el pastor principal John Fellers. También se desempeñó como Director de Ministerios Juveniles en la Primera Iglesia Metodista Unida en Lufkin y la Primera Iglesia Metodista Unida en Lake Jackson. Originario de Houston, McDonald obtuvo un título de Asociado de Artes en Inglés, del San Jacinto College; una Licenciatura en Educación Cristiana, del Centenary College de Louisiana; una Maestría en Historia, de la Universidad Estatal Stephen F. Austin; una Maestría en Divinidad de la Southern Methodist University; y Doctor en Ministerio, de la Houston Graduate School of Theology. Él es activo en las actividades de la Conferencia y del Distrito, incluyendo servir como Presidente de la Junta del Ministerio Ordenado, donde recientemente viajó a Tailandia y Laos para comenzar el proceso de certificación de pastores Metodistas Unidos en esos países. Fue co-decano de la escuela local de licencias para pastores y miembro de la junta de Lakeview. Además de proyectos de misiones locales, ha trabajado en México, Haití y Costa Rica. Su proyecto de doctorado fue un plan práctico para involucrar a la iglesia en la identificación y el trabajo en misiones locales en la comunidad.

P. ¿Por qué quiso lanzarse como candidato para ser elegido delegado de la Conferencia General?
R. No iba a correr este año, pero creo que es un momento tan crítico en la vida de la Iglesia Metodista Unida, así que decidí correr. Las voces que quieren que permanezcamos juntos deben ser escuchadas y representadas en la delegación.
 
P. ¿Cómo describiría su trabajo preparándose para la Conferencia General?
R. La delegación se reúne periódicamente. Estuvimos en Oklahoma City recientemente con todos los delegados para la Jurisdicción. He estado leyendo MUCHA legislación y reuniéndome y orando. Voy a muchas clases de escuela dominical, grupos y otras iglesias para hablar sobre el trabajo que tenemos ante nosotros.
 
P. ¿Cuál es su reacción al Protocolo de Reconciliación y Gracia a través de la separación?
R. Creo que el Protocolo es un buen camino a seguir para la iglesia. Permite diferentes pensamientos en diferentes congregaciones al tiempo que nos permite continuar con la fuerza de la conexión.


P. ¿Cuál crees que será el futuro de la Iglesia?
R. Creo que algunas congregaciones votarán para abandonar la UMC. Eso va a causar algo de dolor y me pone triste. Creo que una vez que hayamos superado estas decisiones, podremos concentrar nuevamente nuestro tiempo, energía y recursos en hacer discípulos de Jesucristo para la transformación del mundo.
 
P. ¿Qué te da esperanza o te hace sentir emocionado durante este tiempo?
R. Encontré una gran esperanza en nuestra última visita a Laos, donde escuchamos historias de iglesias en crecimiento, pastores que comparten el amor y la gracia de Dios y la fuerza de nuestra conexión. Cada vez que me reúno con la Junta del Ministerio Ordenado y escucho cómo nuestros pastores recién comisionados y ordenados viven con entusiasmo su fe, me da esperanza. Cuando voy a la Escuela de Licencias de Pastores Locales y veo a un grupo tan ansioso por servir en nuestras iglesias, me da esperanza. 


La Rev. Dra. Laceye Warner tiene un amor constante por el Metodismo Unido. Como Presbítero en la Conferencia Anual de Texas, ha servido en un nombramiento de ministerio de extensión en la Escuela de Divinidad de la Universidad de Duke desde julio de 2001. Actualmente es decana asociada de Compromiso Wesleyano y profesora asociada de Práctica de Evangelismo y Estudios Metodistas de Royce y Jane Reynolds. Ella ha servido en congregaciones urbanas en la Iglesia Metodista de Gran Bretaña, así como ministerios pastorales interinos y predicación en congregaciones locales de la Iglesia Metodista Unida. Warner asiste a la Iglesia Metodista West, Texas y su iglesia local en la Conferencia Anual de Texas es la Iglesia Metodista Unida The Woodlands.
 
P. ¿Por qué quiso lanzarse como candidata para ser elegida delegada de la Conferencia General?
R. Los colegas me alentaron a presentar mi nombre para su consideración en base a mi enseñanza de Estudios Wesleyanos y de la UM durante más de dos décadas, por ser autora de una serie de libros relacionados con el tema, incluido un libro de texto ampliamente utilizado: “El método de nuestra misión: Gobierno y Organización de la Iglesia Metodista Unida”. También he servido en varios organismos denominacionales, incluidos el Senado de la Universidad, la Comisión de Estudio del Ministerio del Consejo de Obispos y el Grupo de Trabajo del Consejo de Obispos de la UM para la Educación Teológica y la Formación de Liderazgo. Además, mi cónyuge, hermano y amigos me dijeron que si no presentaba mi nombre, no podría insistir ni quejarme de ningún resultado. ¡Aquí estamos!
 
P. ¿Cómo describiría su trabajo preparándose para la Conferencia General?
R. La preparación para la Conferencia General incluye leer cantidades sustanciales de materiales, escuchar y participar en conversaciones con líderes de toda la Iglesia Metodista Unida, y oración persistente. Algunas conversaciones y materiales están en contextos formales, mientras que otros están en iglesias locales, así como con estudiantes que se preparan para el ministerio ordenado. Creo que la escucha activa es probablemente una de las mejores preparaciones: escuchar a Dios principalmente, y también al dolor, los miedos, las preocupaciones, las esperanzas y las alegrías de mis compañeros metodistas.
 
P. ¿Cuál es su reacción al Protocolo de Reconciliación y Gracia a través de la separación?
R. El Protocolo, al igual que otros planes negociados y compartidos en los últimos meses, es un enfoque práctico para abordar la probabilidad de divisiones dentro de la denominación. Sin embargo, el Protocolo, como otros planes, no es de un organismo representativo de todo el Metodismo Unido. La Conferencia General es el órgano autorizado de la Iglesia Metodista Unida. Trabajar a través de comités legislativos y los asuntos de las sesiones plenarias a menudo destaca nuevas consideraciones para la deliberación. Es por eso que todos nos tomamos el tiempo y los gastos para reunirnos cara a cara.
 
P. ¿Cuál crees que será el futuro de la Iglesia?
R. El presente y el futuro de la Iglesia se vive en participación con la misión de Dios al mundo. El reinado de Dios continuará desarrollándose en los días y años venideros, independientemente de esta o futuras Conferencias Generales sobre la Iglesia Metodista Unida. En una nota más práctica, la Conferencia General y la denominación en su conjunto tienen desafíos reales de gobierno, sostenibilidad financiera y misión para abordar. Esto probablemente conducirá a nuevas formas de realización de la tradición Wesleyana.
 
P. ¿Qué te da esperanza o te hace sentir emocionado durante este tiempo?
R. Adorar en las iglesias locales, enseñar a los estudiantes llamados al ministerio en seminarios, cursos de estudio y otorgar licencias a las escuelas, y participar en el Reino de Dios a través de ministerios como Zoe-Life Explorations me dan esperanza recordándome el amor de Dios en Jesucristo a través del Espíritu Santo. Al leer las Escrituras, hay pocos momentos tranquilos para el pueblo de Dios. A menudo estamos en desacuerdo y tropezamos, pero Dios permanece fiel. Miro hacia el futuro con esperanza y expectativa sobre lo que Dios puede revelar.
 
Jason Bass es un metodista de toda la vida, y su padre fue un pastor metodista. Actualmente se desempeña como Director del Ministerio de Música en la Primera Iglesia Metodista Unida en Alvin, donde es miembro. Él llama a la Iglesia Metodista de Friendswood su iglesia natal. Bass ha trabajado en varias iglesias y organizaciones dentro de la Conferencia Anual de Texas, incluyendo la Primera Iglesia Metodista Unida en Alvin y la Iglesia Metodista Unida en Friendswood. También trabajó en la Fundación Wesley en Kilgore College como pasante de discipulado y como líder de adoración a tiempo parcial en la Primera Iglesia Metodista Unida de Carthage. Esta será su primera vez como delegado a la Conferencia General. Se ha desempeñado como delegado general de la Conferencia Anual para el distrito sur desde que era un joven en la escuela secundaria.
 
P. ¿Por qué quiso lanzarse como candidato para ser elegido delegado de la Conferencia General?
R. Lo que me inspiró a ser delegado fue escuchar la Declaración de los Jóvenes de la Conferencia General de 2019. No estoy de acuerdo con mucho de eso. Enfatizó la unidad en lugar de enfrentar la realidad de la situación actual. En su apoyo al Plan de Una Iglesia, insinuaron que perderíamos decenas de jóvenes si la iglesia no cambiaba. Y se equivocaron al avergonzar al cuerpo por no tener muchos jóvenes como delegados. Además de esto, la mayoría de los jóvenes que hablaron en el piso de la Conferencia fueron progresistas. Todo esto me llevó a tratar de ser elegido delegado para representar a los muchos jóvenes evangélicos en la conferencia y en todo el mundo, y tener la oportunidad de hablar en contra de la mentira de que la iglesia perderá una generación si no lo hacemos. cambiar el libro de disciplina.
 
P. ¿Cómo describiría su trabajo preparándose para la Conferencia General?
R. Varias personas que asistieron a la Conferencia General me dijeron que la guerra espiritual puede ser intensa durante los 10 días de la Conferencia General. La oración es una gran manera de prepararme. Oro por la Conferencia en su conjunto, por la delegación, por la fortaleza personal del Espíritu Santo y por la protección de la guerra espiritual. Recientemente recibí el Daily Christian Advocate (DCA) en el correo. El DCA tiene más de 1,000 páginas de legislación propuesta, informes, cambios al Libro de Disciplina y resoluciones para la Conferencia General 2020. Actualmente estoy en la página 920 y he leído, marcado y tomado nota de la mayoría de las propuestas. Estoy en el Subcomité del Ministerio Ordenado. La sección del Ministerio Ordenado del DCA tiene más de 60 páginas de legislación. Todavía no he llegado a esa sección en el DCA, pero planeo leer cada propuesta varias veces, tomar notas, marcar preguntas y familiarizarme con cada propuesta para poder estar preparado para mi subcomité.
 
P. ¿Cuál es su reacción al Protocolo de Reconciliación y Gracia a través de la separación?
R. Estoy por la separación. Nosotros, como Iglesia Metodista Unida, no podemos ni seguiremos sobreviviendo como una iglesia con conferencias anuales, pastores, obispos y algunas juntas que desafían abiertamente el Libro de Disciplina. Me gusta el protocolo, porque es un compromiso entre muchos lados y permite un camino hacia la separación. Lo que no me gusta es que una Conferencia Anual puede votar para salir de la Iglesia Metodista Unida con un 57 por ciento de votos. Me parece inconsistente que la Conferencia General pueda cambiar lo que la iglesia cree sobre el matrimonio y la sexualidad en el Libro de Disciplina con una mayoría simple, pero ese mismo estándar de mayoría simple no se aplicará a las conferencias anuales. Sin embargo, si eso comprende es lo que lleva a la aprobación del protocolo, entonces que así sea. La Conferencia Anual de Liberia planteó algunos puntos importantes sobre los problemas con el protocolo y será interesante lo que otras Conferencias africanas tengan que decir sobre el protocolo en las próximas semanas.
 
P. ¿Cuál crees que será el futuro de la Iglesia?
R. Una separación es inevitable. Va a suceder y se ha estado construyendo hacia esto durante décadas. Podemos seguir el camino de los episcopales, presbiterianos y luteranos, donde una división lleva años, millones de dólares en demandas por propiedad y el continuo declive de la iglesia en el proceso o podemos separarnos amigablemente, donde oramos unos por otros, nos bendecimos unos a otros e incluso continuar en misión limitada entre ellos (UMCOR, por ejemplo). Creo que la mayoría de la gente sabe que esta separación es inevitable, y sigo viendo que la gente dice y escribe que no quieren otra Conferencia General como la que tuvimos en 2019. Tengo la esperanza y soy cautelosamente optimista de que esto último sucederá.
 
P. ¿Qué te da esperanza o te hace sentir emocionado durante este tiempo?
R. Lo que me da esperanza es que Jesucristo resucitó de los muertos, está sentado a la diestra de Dios Padre; el Espíritu y los dones son nuestros. Nada cambiará esto. No importa lo que suceda en el futuro del Metodismo, todos los cristianos de todas las denominaciones, de todo el mundo, pueden confiar en esta increíble promesa. ¡Esa es toda la esperanza que necesitamos!