Noticia Importante: No Temas: “Refugio en el Lugar” en Deer Park



Spanish

3/28/2019



Mientras el resto de la nación observaba en la televisión el incendio de una planta, toda la ciudad de Deer Park, Texas, se refugió en su lugar debido a los niveles significativos de benceno en el aire. Mientras tanto, la pastora y los miembros de Deer Park UMC, que estaban protegidos juntos en un lugar, tuvieron un servicio de adoración muy especial. 
 
El preludio de piano, “Todas las cosas brillantes y hermosas”, acababa de concluir. La Reverenda Kate Walker de la Iglesia Metodista Unida de Deer Park estaba a punto de levantarse para dar la bienvenida cuando alguien se acomodó en el banco junto a ella, con noticias.


La ciudad de Deer Park estaba bajo una orden de refugio en el lugar.
 
“No sabía lo que estaba pasando; al principio, fue incómodo”, dijo. “Y más tarde, se puso aterrador”.
 
Ella recuerda lo que le dijo a su congregación, algunos de los cuales trabajan en la industria química de Deer Park.
 
“Algunos de ustedes pueden tener alarmas en sus teléfonos; Somos conscientes de la orden de refugio en el lugar ", les dijo. "Les estamos pidiendo a todos en el lobby que entren y que traigan a los niños de la guardería. Así que continuaremos con nuestra adoración y los mantendremos informados lo más que podamos”.

 
A primeras horas del domingo 17 de marzo, se produjo un incendio en un tanque de almacenamiento de productos químicos en las instalaciones de la Compañía de Terminales Intercontinentales. Desde el santuario de la iglesia se podía ver humo espeso y negro.
 
“El sermón de esa mañana fue acerca de que la confianza es más importante que el control", dijo Walker. "Y esa tarde empezamos a vivir esa idea”.
 
El incendio se extinguió el 20 de marzo, pero un brote unos días más tarde y un aumento en los niveles de benceno en el aire en Deer Park significaron que las escuelas estuvieron cerradas durante gran parte de la semana y los residentes tomaron decisiones difíciles sobre si quedarse irse.
 
Para los miembros de Deer Park UMC, las donas no se mantuvieron tan bien como los panes y los peces. Debido a que los sires acondicionados deben apagarse durante una orden de “refugio en el lugar”, las familias pronto se cansaron, tuvieron hambre y calor.

 
“Pero tenemos un miembro de la congregación que está en contacto con muchos funcionarios de la ciudad, y después de aproximadamente la 1:30 p.m., dijeron que estaría bien que estuviéramos afuera un poco”, dijo la reverenda Walker. !No querían que nos quedáramos afuera o jugáramos afuera, pero dieron que estaría bien que fuéramos a nuestros autos y fuésemos a nuestras casas”.
 
Durante el resto de la semana, la iglesia observó y esperó. Las escuelas volvieron a abrir el martes, y la iglesia abrió sus puertas y sus programas después de la escuela. Pero para el miércoles, los funcionarios volvieron a cancelar la escuela y advirtieron a los residentes contra las actividades externas, “por una  precaución extrema”.
 
“Esa es la frase que escuchamos toda la semana, una ´precaución extrema´”, dijo Walker. “Para algunas personas, eso significaba evacuar. Las personas con una razón médica para no querer estar en el humo y los contaminantes se animaron a salir. Algunos de nuestros veteranos, que han vivido aquí durante años, se quedaron, diciendo que eso simplemente afectaba la "vida vegetal". Para aquellos de nosotros que no estamos acostumbrados a eso, fue aterrador ".

 
El miércoles, con niños aburridos y padres estresados, los líderes de la iglesia decidieron organizar rápidamente un viaje a Galveston para niños y jóvenes.
 
“Todos necesitaban un descanso”, dijo Walker. “Teníamos unos 10 niños, y fue agradable sacarlos de la ciudad y alejarlos del estrés. Tuvimos un buen viaje a la playa y el almuerzo en Galveston”.
 
Altos niveles de benceno dieron como resultado otro breve pedido de “refugio en el lugar” (este solo cuatro horas). También resultó en una investigación de la Junta Federal de Seguridad Química sobre el incendio.
 
Las escuelas volvieron a abrir el lunes 25 de marzo y las cosas volvieron a la normalidad, dijo Walker.
 
"Pero confiamos en Dios", dijo.
 
Es en un momento como este, agregó, cuando Sus palabras son las más reconfortantes: "No temas, porque yo estoy contigo".