Niños en Riesgo Aprenden a Leer en la Iglesia Metodista Unida



Spanish

4/25/2019


Cuando el obispo Scott J. Jones habló sobre la iniciativa de la Iglesia Metodista Unida “Amamos a todos los hijos de Dios”, la Reverenda Debbie Tipps no hizo más que escuchar, y estaba lista para entrar en acción. En una reciente visita a Tyler, el Obispo habló sobre la alfabetización. “Si un niño no comprende las habilidades de lectura desde el principio, se queda atrás”, recuerda Tipps. “Me rompió el corazón cuando comencé a pensar en los niños de Henderson”.
 
Ella trabaja como ministra de cuidado congregacional y niños en la Primera Iglesia Metodista Henderson, donde la tasa de deserción escolar es alta.
 
Tipps confía en que fomentar el amor por la lectura podría cambiar eso.
 
Tipps  explicó que para el 3er grado, los niños deben tener habilidades de lectura dominadas para poder pasar la prueba STAAR.


 
Esa no es una tarea fácil, especialmente para algunos estudiantes, dijo Tipps. Ella sabe lo difícil que puede ser la lectura desde su propia experiencia.
 
“Cuando era niña, realmente luchaba con la lectura”, dijo. “Fue muy difícil para mí. Afortunadamente, mi madre y mi abuela eran maestras y sabían cómo ayudar. Pero muchos niños no tienen nada de eso en casa”.
 
Tipps tomó el analfabetismo como su propia misión personal. Las palabras del Obispo Jones la incitaron.
 
“Dijo algo que nunca olvidaré, algo que cambió la vida como predicador”, recordó. “Deja de decir, “No podemos porque… En lugar de eso, quiero que digas: “Podemos, si...”
 
La Pastora Tipps puso el lápiz sobre el papel. “Saqué mi libreta legal, que es donde plasmo todo mi pensamiento”, dijo. “Empecé a imaginar. Hice una lista de cómo se vería esto. ¿Qué necesita nuestra comunidad?”
 
La Primera Iglesia Metodista Henderson tenía dos autobuses que funcionaban y uno que necesitaba reparaciones. Si pudiera tener los tres vehículos para recoger los niños locales y llevarlos a la iglesia para las lecciones, habría espacio para 40 estudiantes en el programa.


 
Eso requeriría 40 lectores amigos, además de conductores de autobús y chaperones.
 
Al principio, solamente la cantidad de voluntarios parecía demasiado desalentadora para Tipps, pero ella decidió intentarlo.
 
“Comencé a hablar con mi pastor principal al respecto y con líderes clave”, recordó. “Dije: Este es mi sueño. Dios lo ha puesto en mi corazón”. “Cuanto más hablé al respecto, más personas dijeron que era una buena idea”.
 


En poco tiempo, 40 personas se inscribieron para ser lectores amigos. En total, 60 se ofrecieron como voluntarios para ayudar a lanzar el programa.
 
“Gente que yo nunca hubiera pensado en preguntar, simplemente se intensificó todo cuando presenté esta necesidad en nuestra comunidad”, dijo Tipps.
 
Luego, se acercó al distrito escolar, explicando cómo la iglesia quería ayudar a los niños en riesgo.
 
Cuando abrió el Ministerio después de clases llamado Spark en septiembre pasado, la lista estaba completa.
 
Ahora hay una lista de espera.


 
“A los niños les encanta y a los voluntarios les encanta”, dijo Tipps. “Hemos visto el desarrollo de algunas relaciones realmente puras. Y tenemos muchas historias sobre la transformación”.
 
Spark es un programa centrado en la Biblia, diseñado para promover la alfabetización y el discipulado cristiano para niños de primero a tercer grado.
 
Cada semana, los estudiantes acuden a FUMC el miércoles para disfrutar de una merienda saludable, la lectura personal de un compañero con un adulto voluntario y actividades creadas para enseñar a los niños sobre el amor de Dios en Jesucristo a través de la música, los juegos y las manualidades.
 
“Los niños aman a sus amigos”, dijo Tipps. “Ellos vienen corriendo para verlos. Hay mucho amor en la habitación”.
 
Los estudiantes vienen a Spark a través de líneas culturales y antecedentes socioeconómicos, dijo el pastor.
 
“Esto ha sido un gran éxito”, dijo. “Es una alegría caminar y escuchar la risa y ver la emoción. Es apasioante poder verlo”.