Motoristas y Tatuajes: Compartir el Amor de Jesús con Millones de un Lado a Otro de Estados Unidos


4/11/2019



Por: Lindsay Peyton

Una jornada única comenzó cuando un chaleco de motociclista con un parche inusual llamó la atención del Reverendo Jamie Lea y su esposa Kandace. En el parche se podia leer: “Ovejas negras: Harley-Davidsons para Cristo”.
 
En poco tiempo, el pastor de Crosby UMC aprendió todo sobre el Black Sheep Ministry (Ministerio La Oveja Negra), un evangelio para aquellos que prefieren dos ruedas y Harleys.
 
"Esto une nuestro amor por Cristo y nuestro amor por las motocicletas", dijo el Reverendo Lea. “Y a Kandace y a mí nos encanta montar”.
 
La historia detrás de 20 años del  ministerio de motocicletas también le habló  grandemente al pastor, quien ahora se desempeña como presidente de la sección de la costa del Golfo de Texas de dicha organización.
 
Explicó que el grupo internacional comenzó con Marty Edwards, quien sirvió como pastor para ocho iglesias en el sur de California. “Marty era un clérigo y un sembrador de Iglesias”, explicó Lea. “Un día, sintió ganas de hacer algo que algunas personas llamarían una crisis de la mediana edad. Él compró una Harley”.


 
Edwards no sabía mucho sobre motocicletas. Entonces, cuando un día salió a montar y se le poncho una llanta, llamó al concesionario para que lo arreglara. Un joven llamado Michael Butters llegó con un camión para repararla.
 
“Tenía tatuajes y su cabello era un poco largo”, dijo Lea. “Parecía un hombre un poco duro”.
Mientras los dos se dirigían al concesionario, el pastor Edwards se sintió llamado a hablar con Butters acerca de Jesús. Aún así, se sintió demasiado intimidado y decidió guardar silencio.
 
Aproximadamente una semana después, Butters murió en un trágico accidente automovilístico, y cuando Edwards escuchó la noticia, llamó al concesionario. El propietario Rich Quaid le dijo al pastor que sus empleados fueron devastados por el desastre y le pidieron  a él orientación espiritual. 
Edwards se apresuró a ayudar, orando con todos en el concesionario, reconfortándolos durante su tiempo de duelo por esta pérdida.
El pastor se comprometió a no dejar que eso vuelva a suceder. “Nunca perdería la oportunidad de ministrar”, dijo Lea.
El Ministerio de la Oveja Negra  (Black Sheep) nació, sirviendo directamente a Harley Owners Groups (H.O.G.), que cuenta con millones de miembros en todo el mundo.
La meta del grupo es llevar el Evangelio donde no sea bien conocido o donde los discípulos no puedan ser atendidos.



 
En lugar de esperar a que los motociclistas de Harley vayan a la iglesia, los miembros de Black Sheep van a por ellos. Estacionan sus motocicletas en el concesionario y ofrecen hamburguesas en eventos de motociclistas. Les gusta ofrecer brillos de botas gratis, que se comparan con Jesús lavando los pies. Ellos bendicen las motocicletas y sus motociclistas y oran con ellos.


 
“Si surge algo, ellos saben quiénes somos y acudirán a nosotros cuando lo necesiten”, dijo Lea. “Eso es algo muy importante para la comunidad de motociclistas. Quieren saber si eres real antes de que te escuchen”.
 
Lea y sus ministros  de Black Sheep ahora también ayudan en bodas y funerales para la comunidad H.O.G. “Somos parte del escenario hasta que nos necesiten”, dijo Lea.
 
El reverendo Jim Love, pastor asociado de la Iglesia Metodista Unida Bellaire, también se desempeña como director regional de Black Sheep, cubriendo Texas, Nebraska, Kansas y Oklahoma. Nos dijo que un número creciente de hombres y mujeres se unen al ministerio de motocicletas.


 
“Es una excelente manera de salir de los muros de la iglesia”, dijo. “Dios nos usa, y solo hacemos lo que estamos llamados a hacer, para compartir el amor de Dios”.
 
Uno de sus reclutas fue John Benham de la Iglesia Metodista Lakewood. “Cuando pones las motocicletas y el ministerio juntos, estoy allí”, dijo. “No importa poner nuestras manos en los hombros y orar juntos”.
 
Una oportunidad de orar con extraños es algo que se le presenta constantemente mientras viaja a través de Texas. “Queremos apoyar a las personas que viajan y a las que Dios trae a nuestras vidas”, dijo. “Tenemos historia tras historia de personas que encontramos en el camino que Dios nos permitió alcanzar”.


 
A veces, los personajes más improbables aprecian más sus oraciones y agradecen a los pastores por sus bendiciones.
 
La Biblia se refiere a los tiempos en que los cristianos eran marginados, agregó el pastor Lea. Dijo que los motociclistas también son vistos a menudo como ovejas negras.
 
“La Iglesia Metodista abre corazones”, dijo Lea. “Eso es lo que se supone que debemos hacer, todas y cada una de las iglesias. Todos tienen una historia”.