Metodistas, Católicos y Bautistas: Clérigos Enseñan a la Ciudad los Fundamentos de Cómo Trabajar Juntos



Spanish

11/14/2019

Por Lindsay Peyton
 
Eclesiastés 4:12 enseña: “Y si alguno prevaleciere contra uno, dos le resistirán; y cordón de tres dobleces no se rompe pronto.”  En Atenas, Texas, tres hombres se están uniendo para mostrar los impactos positivos que pueden lograr juntos. Si bien todos son pastores de diferentes religiones, este trío cree que deberían celebrar su creencia común en Dios y unirse para apoyar a su comunidad.
 
No mucho después de que el Pastor Jason Smith llegó para dirigir la Primera Iglesia Metodista Unida en Atenas, en 2015, se enteró de una increíble tradición: el Desfile de Navidad.
 
“Todos los años, las primeras carrozas en el desfile es de todas las iglesias”, dijo. “Todos nos juntamos para contar la historia de Navidad”.
 
El Dr. Kyle Henderson, pastor principal de la Primera Iglesia Bautista de Atenas, se le acercó para unirse y Smith aprovechó la oportunidad. Mientras se preparaba para el desfile, los líderes de las iglesias del área se reunieron durante el desayuno.
 
“Hablábamos y nos íbamos conociendo”, dijo Smith. “Fue una buena manera de comenzar una alianza ministerial que antes no existía. Comenzamos a discutir ideas, formas en que podríamos hacer cosas juntos”.
 
Una de las voces siempre presentes en la conversación fue la del Padre. Nolan T. Lowry de la Iglesia Católica de San Eduardo. Llegó a Atenas al mismo tiempo que Smith.
 
“Ambos vinimos a Atenas el mismo verano, y éramos los nuevos niños en la cuadra”, recordó Lowry. “Kyle nos presentó el uno al otro. Jason y yo tenemos más o menos la misma edad. Ambos fuimos a seminarios realmente buenos, y siendo pastores jóvenes, ambos tuvimos muchas ideas nuevas”.
 
Los tres hombres se dieron cuenta de que tenían mucho en común. “Estamos unidos en el hecho de que no nos vemos como competencia”, dijo Lowry. “Todos tenemos las mismas metas”.
 
De hecho, Lowry y Smith eran justo lo que Henderson estaba esperando al llegar a Atenas. Ha sido pastor allí durante 23 años, uniéndose cuando tenía 36 años y ya no había alianzas ministeriales en la ciudad.
 
“La confianza se había roto y las personas se habían separado”, dijo.
 
Henderson, sin embargo, provenía de una ciudad donde diferentes denominaciones cristianas trabajaban juntas y quería que eso sucediera en Atenas. “Había estado golpeando ese clavo durante mucho tiempo, tratando de encontrar alguna manera”, dijo. “Cuando las iglesias no aman a los demás, anulan el Evangelio”.
 
Henderson cree que las iglesias están llamadas a demostrar el amor verdadero, y una forma importante de hacerlo es comenzar entre sí. “Para mí, es la primera y única cosa que hacer si queremos seguir siendo relevantes en el mundo”, dijo. “Si estamos en el juego infinito, no es si mi iglesia gana y tu iglesia pierde. Tenemos que ayudarnos unos a otros”.
 
Henderson comenzó el esfuerzo invitando a otros a unirse al viaje anual de la Primera Iglesia Bautista a Tierra Santa.
 
En enero de 2017, la Primera Iglesia Metodista Unida en Atenas, la Primera Iglesia Bautista y la Iglesia St. Edwards se unieron para un viaje de 10 días. Unos 38 miembros de las tres congregaciones se inscribieron para recorrer los lugares donde Jesús caminó y ver cómo las Escrituras cobran vida.
 
“Fue un gran éxito, así que establecimos otro en 2018”, recordó Smith. “Teníamos 42 en el próximo viaje”.
 
A principios de este año, miembros de las tres iglesias se dirigieron a Roma. El Padre Lowry, que había estudiado en el Pontificio Colegio Norteamericano de Roma, guió a los asistentes en el viaje por el Vaticano.
 
"Roma debería ser un lugar de peregrinación para todos los cristianos", dijo Lowry.
 
Tanto en los viajes a Tierra Santa como en el viaje a Roma, los tres líderes religiosos se turnaban al micrófono mientras se dirigían a sus diversos destinos.
 
“Lo pasaríamos y diríamos lo que íbamos a ver ese día, lo que cada una de nuestras iglesias cree, y tendríamos una discusión animada”, dijo Smith. “La gente podía ver lo que tenemos en común y nuestras pequeñas diferencias”.
 
Los miembros de la iglesia aprendieron y compartieron esos paseos. “Tuvimos algunos debates animados”, dijo Lowry. “La gente realmente lo apreció. No creo que esto realmente suceda lo suficiente”.
 
Mientras están en el extranjero y en casa, el trío modela por sus propias acciones la importancia de unirse.
 
“Aunque creemos algo diferente, podemos apoyarnos mutuamente”, dijo Smith.
 
Lowry estuvo de acuerdo. “Somos amigos fuera de pastorear nuestras iglesias”, dijo.
 
“Es muy especial”, agregó Smith. “Todos nos conocemos y podemos bromear unos con otros”.
Cuando golpeó el huracán Harvey, las tres iglesias decidieron crear un esfuerzo conjunto para ayudar a las víctimas de la tormenta en lugar de trabajar por separado. “Somos más fuertes juntos”, dijo Smith.
 
También se unieron cuando los tornados azotaron Cantón poco después de Harvey e incluso hicieron pancartas que decían “Iglesias de Atenas Unidas” o ACT. Continúan planeando futuros esfuerzos de divulgación juntos.
 
Smith reconoce que las diferentes denominaciones del cristianismo a menudo permanecen separadas. “Queremos combatir eso y hacer más juntos”, dijo. “No nos importa a qué iglesia vayas. Simplemente ve a una iglesia. Queremos asegurarnos de que la comunidad sea atendida, y que la comunidad sea servida a través de la iglesia”.
 
“También hemos estado muy cerca el uno del otro en diferentes momentos”, agregó Lowry. “Ha habido tragedias en Atenas, donde todos nos unimos para apoyarnos mutuamente. Es importante que la gente vea eso.”
 
La Primera Iglesia Metodista en Atenas, la Primera Bautista y St. Edwards se involucraron recientemente en la Alianza Ministerial Afroamericana y asistieron a un evento con la organización en enero pasado.
 
“Tuvimos una discusión maravillosa”, dijo Smith. “Estamos tratando de derribar los límites. Eso es algo que todos intentamos hacer juntos. Me encanta ver las fronteras que tenemos, los muros que hemos construido cómo comienzan a derribarse”.
 
Lowry espera ver que la relación continúe creciendo. “Me gustaría vernos continuar nuestro alcance”, dijo. “No estoy seguro de cómo será exactamente eso, pero tenemos una conexión de fe tan fuerte. Y podemos usar eso como trampolín”.
 
Dios ha llamado a los tres hombres a amar a Sus hijos, explicó Smith.
 
“Podemos ser la iglesia juntos, ya sea que estemos de acuerdo o en desacuerdo con las creencias personales”, dijo. “No son creencias que nos impidan servir juntos a la comunidad”.
 
Henderson estuvo de acuerdo. “Esto es lo correcto, teológico, moral y amoroso de Jesús”, dijo. “Lo importante es ser obedientes juntos, amar a Jesús juntos”.
 
Él espera que todas las iglesias, en todas partes adopten ese pensamiento y lo pongan en acción. “Si no podemos amarnos, no podemos ponernos de pie en el mundo y ofrecer a Jesús como una solución”, dijo. “Tenemos que amarnos en los niveles más altos que hacemos ahora. Esto debería crecer en cada comunidad hasta que nos amemos unos a otros en Cristo”.