Los Pastores Visualizan un Ferrocarril Sobre Tierra para Ayudar a los Refugiados



Spanish

9/26/2019


Por Lindsay Peyton
 
Los pastores y voluntarios metodistas unidos todavía están trabajando ayudando a una madre refugiada y a su hijo. Su viaje está lejos de terminar, pero afortunadamente la ayuda del equipo de voluntarios está creciendo. Esta es la segunda historia de nuestra serie sobre “María”.
 
Una vez que los solicitantes de asilo reciben permiso para permanecer en los Estados Unidos, a menudo se enfrentan a un conjunto completamente nuevo de desafíos. Muchos tienen poco o nada en sus bolsillos y han pasado días o incluso semanas sin comida ni descanso. La mayoría tiene que pedir dinero prestado, incluso para tomar un autobús desde la estación de la Patrulla Fronteriza hasta su destino.
 
Ese fue el caso de María en una ciudad fronteriza de Texas.
 
“Cuando estaba en la estación de autobuses, estaba triste, preocupada y hambrienta”, recordó. “Mi hijo fue dado de alta del hospital y no tenía dinero para comprarle la receta del medicamento”.
 
Luego, conoció al pastor principal Rob Spencer de la Primera Iglesia Metodista Unida en Paris, Texas, que se encontraba en Brownsville con Texas Impact, una organización sin fines de lucro basada en la fe. Spencer le dio a María algo de comer y fondos para viajar. Luego le preguntó cómo más podría ayudar, y María le explicó que necesitaba ayuda para comprar el medicamento para su hijo. Sin la medicina, se estaba poniendo cada vez más enfermo.
 
Desafortunadamente, justo en ese momento, llegó el autobús de María. Abordó con su bebé y se fueron a Houston, la primera parada de muchos en su viaje a la costa este.
 
No podría haber estado más sorprendida de lo que sucedió cuando arribó. “Estaba sin palabras y consolada”, dijo.
 
Cuando el autobús llegó cerca de la medianoche, la Reverenda Nataly Negrete, pastora asociada en la Iglesia Metodista Unida de St. Paul en Houston, estaba esperando. Y ella hablaba español.
 
“Estaba preocupada por mi hijo, estaba cansado, no sabía a dónde iba y no entendía el idioma”, dijo María. “Cuando conocí a Nataly, me conecté de inmediato con ella porque me trataba como si fuera su familia. Ella me trató con mucha sensibilidad, amor y respeto, y eso me hizo sentir segura y libre.”
 
Sin que María lo supiera, mientras viajaba en el autobús, el pastor Spencer había ideado un plan, basado en lo que él considera las mayores fortalezas de la Iglesia Metodista Unida: su sistema de conexión.
 
Spencer contactó a pastores que conocía, así como a voluntarios laicos y miembros de otras denominaciones. Acordaron reunirse para encontrarse con María en cada una de sus paradas de autobús. Susannah Carr, pastora de Decatur UMC en Mississippi, también reclutó pastores clave. La Iglesia Unida de Cristo se unió al esfuerzo.
 
A lo largo del viaje de María, los voluntarios proporcionaron un teléfono, medicamentos, ropa, dinero y comida. Las enfermeras también estaban entre los miembros del equipo para ayudar al bebé.
 
“Todos fueron muy amables”, dijo María. “Mi gratitud aumentaba cada vez que recibía atención de todos los que me esperaban a mí y a mi hijo en las estaciones de autobuses”.
 
Se sintió aliviada, y como si ya no estuviera sola. En su última parada, los voluntarios la llevaron a su destino, reuniéndola con su hija, que fue el motivo de su viaje.
 
“Significa mucho para mí; es un apoyo que da vida”, dijo María. “Sobre todo, ser tratada como familia me hace sentir segura. Creo que Dios está guiando a todos los que me apoyan. Dios está actuando de maneras inexplicables”.
 
Spencer explicó que la red de voluntarios ha conectado a María con un lugar para quedarse durante los próximos meses. Se otorgaron fondos adicionales para cubrir gastos médicos y alimentos para ella y sus dos hijos. Su iglesia también está recolectando más para continuar brindándole a María la atención que necesita.
 
Negrete dijo que María generalmente mantiene una actitud positiva frente a su trauma. Recientemente, sin embargo, llamó, y la voz de María había cambiado.
 
“Estaba muy triste”, dijo Negrete. “Ella tiene otra hija en su país, que vive con sus padrinos. Ella ha prometido devolverle dinero a su hijo. Su mayor preocupación ahora es que ella no está trabajando”.
 
No poder encontrar un trabajo legalmente es una preocupación importante para María, quien también está endeudada por su viaje a los Estados Unidos. “Todas las personas que debe la presionan”, dijo Negrete.
 
Negrete explicó que María vino a la costa este para reunirse con su hija de 5 años, que cruzó la frontera con su padre a principios de este año. Cortó la comunicación con María hace meses.
 
“La pobreza extrema es lo que hace que las personas corran este riesgo”, dijo Negrete.
 
Visualiza un ferrocarril por encima del suelo
“¿Cuántas Marías están sentadas, no sólo en esa estación de autobuses, sino en otras estaciones de autobuses?”, Preguntó Spencer. “Podemos ayudar a los más vulnerables. Nuestro sistema de conexión nos une para marcar la diferencia”.
 
Spencer quiere seguir ayudando a María, y a otras personas que se encuentran en una situación similar. Él imagina un tipo de ferrocarril sobre tierra de voluntarios y pastores que ayudan a los refugiados. “Podemos ayudarlos a llegar a un lugar seguro para que puedan abordar otros obstáculos”, dijo. “Podemos juntos encontrar una forma para ayudar”.
 
La atención a largo plazo para María incluirá asistencia legal, transporte e inscripción escolar para sus hijos. A María le preocupa que la asistencia que le hayan brindado hasta ahora sea temporal.
 
“Le dije: ‘No te preocupes. No estás sola’, dijo Negrete. “Esto es algo que requiere que actuemos de manera que recordemos nuestras identidades cristianas.”
 
Tener fe es clave, explicó. “Este es un recordatorio de lo que se trata Dios”, dijo. “Dios se trata de la vida. Eso requiere que seamos creativos, que hagamos cosas diferentes a la norma, que recorramos ese viaje”.
 
El Pastor Principal, Rev. Eric Huffman con The Story de la Iglesia Metodista Unida de St. Luke, en Houston habló sobre la gran necesidad en la frontera en su reciente podcast Maybe God (Quizás Dios) titulado, “¿Puede el amor a “ilegales” salvar nuestras almas?”
 
“La iglesia está hecha de inmigrantes y extranjeros”"
Explicó que la Biblia es clara en su mensaje para abrazar a los inmigrantes. “Es mejor que cuides a los refugiados y extraños, porque has sido esas cosas, y yo estuve contigo, ese es el mensaje de Dios”, dijo Huffman. “Desde sus comienzos, la iglesia no sólo ha sido proinmigrante y hospitalaria con los extranjeros, sino que la iglesia está compuesta de inmigrantes y extranjeros".
 
Los refugiados que ha encontrado son casi todos evangélicos, agregó.
 
“Se aferran a su fe”, dijo. “Eso es lo que los mantiene activos. Se aferran a Jesús más que a nada. Creo que la iglesia estadounidense tiene mucho que aprender de eso”.
 
Huffman está convencido de que los cristianos pueden aprender de los inmigrantes sobre cómo aferrarse a la fe, independientemente del peligro, el miedo y el trauma. “Sus relaciones personales con Dios todopoderoso son el combustible en sus tanques”, dijo. “Su fe es lo que los trajo aquí”.
 
Al amar a los necesitados, agregó Huffman, los cristianos pueden practicar lo que Jesús predicó.
 
“Los cristianos tienen que amar a las personas que tenemos delante”, dijo. “Tu prójimo es quien está delante de ti y está en necesidad. Dejando a un lado la política, ¿los amarás como Jesús te dijo que hicieras?
 
Para escuchar su poderoso podcast, visite maybegodpod.com.bell.net
 
Para obtener más información sobre cómo ayudar a María, comuníquese con el reverendo Rob Spencer a través de rccbs@swbell.net o visite la página de FUMC Paris, Texas, use el cuadro desplegable debajo de Donaciones y haga clic en María. Los fondos en este momento se utilizarán para ayudar a proporcionar alimentos y necesidades médicas. Los cheques pueden hacerse a nombre de First Methodist con Maria en la línea de memo, 322 Lamar Av. Paris TX 75460.
 
Shannon W. Martin, de la Conferencia Annual de Texas contribuyó con este artículo.