Llevando alimentos y amor a los vecinos de la iglesia


2/24/2022


Por Lindsay Peyton
 
Conocer a los vecinos era una suma prioridad para Roig Calzadilla después de ser nombrado Pastor Asociado de  la IMU ¡Revive! en Pasadena hace un año. “Algunos de ellos pensaban que nuestra iglesia estaba cerrada,” recordó. “Yo dije, ‘No, para nada.’”  Es más, el nombre ¡Revive! Resulto de una transformación de la iglesia que previamente se había conocido como la Primera IMU de Pasadena. Y en su nueva encarnación, la congregación se había dedicado especialmente a traer nueva vida a sus miembros y la comunidad circundante.
 
Si los vecinos ni sabían que la iglesia estaba abierta, como iban a unirse o aprovechar de los servicios de la congregación, pensó Calzadilla. Se dio cuenta de que se necesitaban un nuevo enfoque.
 
Por ejemplo, la iglesia tenía un programa de distribución de alimentos. “Pero eso requería que la comunidad viniera a nosotros,” dijo Calzadilla.   
 
Y para los residentes de un complejo de apartamentos que queda cerca, eso simplemente no era una opción.  “La distribución era en la mañana, y muchos tenían que estar en su trabajo a esa hora,” explico Calzadilla. “Decidimos encontrarnos con ellos es sus casas.”
 
El pastor se reunió con la gerente del complejo de apartamentos para pedir permiso para comunicarse con y llegar a la gente. “Ella nos abrió las puertas,” dijo Calzadilla. “Entonces, a la vez que tuvimos permiso, comenzamos a tocar puertas.”
 
Cada jueves, miembros de la iglesia fueron desde las seis hasta las ocho de la noche a servir en el mismo complejo de apartamentos comenzando en mayo del 2021. Los voluntarios traían juguetes para los niños y bolsas de alimentos para las familias.
 
“Después, le dijimos, queremos orar para ustedes,” dijo Calzadilla. “Le preguntamos, ¿tienen alguna petición de oración especifica?”
 
Los residentes recibieron a la iglesia con los brazos abiertos. “Muchos nos esperaban cada semana,” dijo.
 
Ahora, siete meces después, 40 residentes de los apartamentos se han unido a la iglesia.
 
“No queríamos solo repartir alimentos, queríamos crear relaciones,” dijo Calzadilla. “Eso demora un tiempo.  Nos tomamos el tiempo de hablar con la gente, de orar con la gente. Y nos ha dado muy buen resultado.”
 
Pastor Arturo “Artie” Cadar explico que la Primea IMU de Pasadena había hecho varios intentos de alcanzar a la comunidad con programación robusta, antes de transformarse a ¡Revive!
 
“La comunidad iba y venía pero podernos mantenernos comunicados con ellos en una manera en la cual pudieran relacionarse con nosotros como familia todavía era un área de oportunidad para nosotros,” dijo. “Entonces, cuando llegamos – con bolsas de alimentos en las manos- cada jueves, llegaron a entender que queríamos una relación más profunda con ellos.”
 
Ahora la iglesia se ha convertido verdaderamente en una parte de la comunidad, dijo Cadar. “Vinimos a sus hogares, y ahora ellos forman parte del nuestro,” dijo.  “Ahora somos familia, ¡no solo conocidos!”
 
Los jueves en la noche en el complejo de apartamentos se ha convertido basicamente en una nueva iglesia de hogar, explico el pastor. Algunos de los residentes tienen que trabajar los domingos, cosa que los previene de poder atender a los sermones. En lugar de ello, cuentan con la visita de la iglesia los jueves.
 
El próximo mes, ¡Revive! tiene planes de expandir su alcance. La distribución de alimentos se pasara a otro complejo de apartamentos. La iglesia ofrecerá oportunidades de encuentros, conversaciones y oración en ambos locales.
 
Calzadilla coordino un programa comunitario similar mientras que estuvo pastoreando en Cuba, un esfuerzo que resulto en la formación de 70 iglesias hogareñas.
 
Él quiso lanzar un esfuerzo parecido cuando estaba pastoreando en la IMU Servidores de Cristo. “Entonces llego el COVID y todo se cerró,” dijo. “Cuando recibí el nombramiento a la iglesia de ¡Revive! quise conocer a la comunidad y así fue que todo comenzó.”
 
Servir a los vecinos es esencial para la vida de una iglesia, explico Calzadilla. “Creo que la iglesia necesita hablar menos y hacer más,” dijo. “La mejor manera en que las personas pueden ver el amor de Jesús es a través de nuestro trabajo y nuestras acciones.”
 
Para cleros quienes estén interesado en comenzar un ministerio parecido, Calzadilla compartió que lanzarlo es fácil. “Necesitan que vengan dos o tres personas,” agrego. “Necesitan tener la voluntad para hacerlo – y eso es todo.”
 
Esta experiencia es la prueba de que la iglesia tiene que extenderse más allá de sus paredes, dijo Calzadilla.  Ahora los vecinos están más conscientes de la congregación – y de su dedicación a servir en la comunidad. Y eso ya ha dado sus frutos con un crecimiento en la membresía.
 
“Creo que cuando eres el pastor de una iglesia, también eres el pastor de la comunidad,” dijo  Calzadilla. “Esta es una gran oportunidad de abrirle la iglesia a nuestros vecinos. Estamos apenas comenzando – y estamos muy emocionados de ver lo que nos depara el futuro.”