Las asignaciones del 2022 no aumentaran gracias a un regalo de $400,000


9/9/2021

 
Por Lindsay Peyton
 
La ayuda está en camino para las iglesias en la Conferencia Anual de Texas. Por lo general, las asignaciones para el año siguiente se calculan durante el verano y las declaraciones se envían por correo a las iglesias de la Conferencia el día 1º de septiembre. Este año, sin embargo, el COVID-19 hizo que la Conferencia echara un segundo vistazo a las cantidades solicitadas. En estos tiempos difíciles, se encontró una solución para ayudar a las iglesias locales a seguir capeando la tormenta. "Estas son buenas noticias", dijo la Tesorera de la Conferencia, la Rev. Carol Bruse.
 
Nadie esperaba que la pandemia durara tanto tiempo, explicó. Justo cuando todos parecíamos estar redondeando la curva, surgió la Cuarta Ola y la variante Delta. Las reuniones en persona volvieron a Zoom, y muchas reuniones grandes fueron canceladas.
 
Eso levanto la alarma, continuó Bruse. "Después de 18 meses de pandemia, las iglesias podrían recibir aumentos en la distribución para 2022", dijo. "Rápidamente nos preocupamos.”
 
El presupuesto general de la Conferencia se redujo recientemente en $1 millón, parte de una reducción continua del 34 por ciento en los últimos cinco años.
 
Sin embargo, las asignaciones se basan en una fórmula de gastos. Se calculan multiplicando los gastos de la iglesia de hace dos años por una porción del presupuesto del próximo año.
 
Hace dos años, algunas iglesias aumentaron los gastos, antes de la pandemia, explicó Bruse. "Muchos estaban creciendo en ese momento", dijo. "Debido a que sus gastos aumentaron entonces, se les habría dado un pedazo más grande del pastel del presupuesto este año. Eso significaba que cientos de iglesias iban a abrir sus sobres y encontrar un aumento.”
 
Muchas opciones se tomaron en consideración
 
Varias opciones fueron consideradas. Cambiar la fórmula para calcular las asignaciones no era una opción viable.  Eso requeriría mucho estudio y aportes y un voto de la conferencia anual “Solo teníamos una pequeña apertura de tiempo, y no era una opción,” dijo Bruse.
 
La Conferencia pudo haber considerado congelar las tazas a los niveles del 2021. “Pero aun eso hubiese herido a algunas iglesias, ya que algunas están recibiendo asignaciones reducidas en el 2022,” Bruse explico. “Eso no sería justo.”
 
Entonces, el Obispo Scott Jones propuso una idea. “¿Qué tal si ni si quiera una sola iglesia tuviese un aumento?” pregunto.
 
Reviso los números. Las Iglesias que estaban programadas para recibir reducciones en sus asignaciones también iban a recibir el cambio. Sin embargo, las iglesias que iban a recibir un aumento se quedarían con las tazas del año pasado.   
 
Esto significaría que la Conferencia tendría que enfrentar un déficit de más de $400,000. Aun, Bruse confía de que este regalo que recibirán solo una vez va a aliviar la presión que sienten las Iglesias y que eso más que valdría la pena.
 
“Nuestras iglesias han sido muy fieles a través de la pandemia,” dijo Bruse. “Muchas continúan contribuyendo, y estamos contando con eso.”
 
Los empleados también están comprometidos a continuar reduciendo los gastos, explico.  “Estamos tratando de absorber los costos para que nuestras iglesias no lo tengan que hacer,” dijo. “Vamos a ser lo más cuidadoso posible.”
 
Adicionalmente, hay reservas en gastos de operación que pueden ayudar a cubrir cualquier déficit. “Estamos bendecidos de tener inversiones que han dado muy buenos resultados,” dijo Bruse. “Estamos agradecidos de poder tener los fondos para compartir con las iglesias locales. Ahí es donde se forman los discípulos, y por eso es que existimos.”
 
En este momento difícil, agregó, no agregar estrés a las iglesias es crítico.
 
Señaló que el aumento de las asignaciones simplemente se debe al aumento de los gastos netos de hace dos años, no a las iglesias que se han desligado de la Conferencia. Explicó que debido a que el presupuesto se redujo considerablemente en los últimos dos años, esas disminuciones más que cubrieron esa pérdida de ingresos.
 
En el futuro, sin embargo, el tema será parte de la discusión. "Cuando una iglesia se desafilia, su parte del presupuesto se distribuye a las iglesias que quedan", explicó Bruse.
 
Otro punto a considerar es que la Conferencia General no ha podido reunirse en los últimos dos años debido a la COVID-19. Esto significa que los planes generales de la Iglesia para recortar el presupuesto no se han realizado.
 
Las recomendaciones para reducir las asignaciones de la iglesia en general deberían haber reducido las asignaciones anuales de la Conferencias en Texas cerca de $1 millón al año. Esto se ha retrasado, explicó Bruse.
 
"Han recomendado un presupuesto más delgado, pero aún no han podido aprobarlo", dijo. "Sus manos están atadas. Hasta que la Conferencia General se reúna, tenemos que seguir pagando nuestra cantidad de asignaciones.”
 
En el futuro, una reducción del presupuesto general ayudaría a la Conferencia a establecer un presupuesto más bajo, lo que a su vez afectará la fórmula de distribución total para las iglesias locales.
 
Mientras tanto, las iglesias en la Conferencia Anual de Texas tendrán alivio de enfrentar cualquier tipo de aumento para el 2022.
 
"Las asignaciones nos permiten apoyar el ministerio en las universidades, reclutar, educar y nutrir a nuestros pastores y ofrecer especialistas para satisfacer las necesidades de nuestras iglesias", dijo Bruse.
 
Cuando cada iglesia paga sus asignaciones, eso permite a la Conferencia a equipar a las congregaciones para hacer discípulos de Jesucristo para la transformación del mundo. "Debido a la fidelidad de cada iglesia, podemos trabajar juntos para extender el amor y la gracia de Dios a las personas necesitadas", agregó Bruse.
 
Para obtener más información sobre las asignaciones, visite esta guía en nuestro sitio web.