Iglesias vuelven a la adoración presencial después de que se levantan las restricciones


10/8/2020


Por Lindsay Peyton

Las iglesias de la Conferencia Anual de Texas están celebrando el regreso a los servicios en persona. Aun así, varios conservan su presencia en línea, una de las lecciones aprendidas de COVID-19. Las congregaciones de todos los tamaños, ahora siete meses después de la pandemia, están avanzando, y muchos informan que la asistencia, las donaciones y la misión siguen siendo fuertes.

Asistencia presencial y virtual

El reverendo Jerry House, pastor principal de la Iglesia Metodista Unida Christ, en College Station, explicó que los últimos meses han sido un torbellino, llenos de desafíos, luchas, aprendizaje y adaptación.

“Ha sido un intento, ha sido frustrante y ha sido emocionante”, dijo. “Probablemente nunca he trabajado más duro que en los últimos siete meses, y ha sido un tipo de trabajo completamente diferente”.

Él no está solo. El clero ha navegado cómo es la iglesia con puertas cerradas y cómo dar sermones a las cámaras de video en lugar de a las personas en los bancos. Ahora, los pastores se están preparando para reabrir y avanzar en tiempos inciertos.

En la Iglesia Metodista Unida Christ, un grupo de trabajo, que incluyó a profesionales médicos, allanó el camino para regresar a la adoración en persona el 21 de junio, y la asistencia ha aumentado gradualmente. “Estamos en alrededor del 50 por ciento de lo que vimos en febrero”, dijo House.

Hay 4.100 miembros de la iglesia. Las personas que no asisten a los servicios en persona los domingos han estado observando fielmente la transmisión en vivo. “Eso significa que todavía estamos llegando a toda nuestra gente”, dijo House.

De hecho, la opción virtual incluso ha aumentado el alcance de la Iglesia Metodista Unida Christ, permitiendo que misioneros y miembros de otras denominaciones se unan a la iglesia en línea.

Antes de COVID-19, la Iglesia Metodista Unida Christ ofrecía transmisión en vivo. “Pero era realmente básico”, dijo House. “No invertimos en eso”.

Eso ha cambiado considerablemente durante la pandemia. “Tuvimos que actualizar nuestra tecnología de manera significativa”, dijo House. “Agregamos cámaras y personas. Es muy diferente a antes”. Las clases de la escuela dominical también pasaron a un modelo híbrido, lo que permite la asistencia tanto en persona como en Zoom.



La Primera Iglesia Metodista Unida Atlanta adoptó un enfoque diferente. La iglesia nunca se conectó a Internet y, en cambio, celebró algunos servicios hasta que los miembros pudieran regresar. “La gente estaba realmente ansiosa por regresar”, dijo el pastor Drew Weber.

Los servicios se reanudaron el 17 de mayo en la iglesia, que tiene 308 miembros. Los domingos fueron en persona cuando Weber fue nombrado miembro de la congregación el 1 de julio.

Dijo que, por lo general, hay entre 120 y 140 personas presentes los domingos, y alrededor del 90 por ciento de los miembros usan una máscara. Se sientan en sillas de plástico que se limpian entre servicios.

La dedicación de los miembros a su iglesia ha sido reconfortante de presenciar, explicó Weber. “Estoy impresionado”, dijo. “El espíritu de esta iglesia es asombroso. Le ha hecho mucho bien a mi corazón y a mi alma ver a gente tan anhelante. La iglesia significa algo para ellos”.

De hecho, se está formando un grupo de evangelismo en la congregación. Los miembros se están preparando para acercarse a otros para llevarlos a Cristo. “Están listos”, dijo Weber. “Está en su cultura canalizar al Espíritu Santo y ser una iglesia evangélica”.

Los servicios en persona se reanudaron el 10 de mayo para las iglesias atendidas por el reverendo Jeff Hastings: la Primera Iglesia Metodista Unida Groveton y la Iglesia Metodista Unida Prairie View, Nogalious Prairie. La transmisión de sermones comenzó el 12 de abril y sigue siendo una parte clave de los servicios.

Escuchar a los miembros fue una parte esencial de la reapertura, dijo Hastings. “Obtener su opinión fue fundamental”, dijo. “Los números en nuestra comunidad también eran extremadamente bajos. Sopesan todo eso juntos y escuchan las necesidades de la gente”.

Antes de COVID-19, Prairie View tenía unos 30 miembros y dos familias se mudaron. Ahora, unas 20 personas asisten el domingo. Un grupo de tamaño similar asiste al culto enla Iglesia Metodista Unida Groveton.



En Prairie View, Hastings explicó que algunos miembros no pueden acceder a Internet. “Tienes que salir o usar tu teléfono”, dijo.

En Groveton, sin embargo, Facebook Live es más accesible para los miembros, y lo aceptaron por completo. “Simplemente se subieron al tren”, dijo Hastings. “Hablamos y votamos para comprar nuevos equipos audiovisuales. No fue un paso pequeño. Entramos todos”. La congregación vio una ventaja en tener servicios en línea disponibles a largo plazo. Las decisiones tomadas en respuesta a COVID-19 prepararán a la iglesia para compartir bodas y funerales en los años venideros. “Esto es parte de nuestro futuro”, dijo Hastings.

Ahora, los servicios de Groveton incluso están siendo observados fuera del estado, por una pareja en Arkansas que aún no ha fundado una iglesia local. Las familias de Willis y Austin también transmiten los sermones.

Los deberes pastorales de Hastings se expandieron a un nuevo medio y ahora llegan a un área más grande. Incluso llama a las familias que están fuera del área durante la semana para que sirvan como sus ministros. “Hacemos un devocional por teléfono”, dijo.

 Los miembros siguen dando, a pesar de la incertidumbre

En la Primera Iglesia Metodista Atlanta, Weber explicó que los miembros todavía están dando y, a menudo, apoyan aún más a la iglesia. “Nuestras finanzas son mejores este año que el año pasado”, explicó.

La Iglesia Metodista Unida Christ en College Station también está descubriendo que, independientemente de si las personas miran en línea o en los bancos, continúan ayudando a la iglesia. “De hecho, estamos experimentando donaciones más fuertes que el año pasado”, dijo House.

El apoyo de los miembros a la congregación es especialmente crítico, ya que la Iglesia Metodista Unida Christ se encuentra en medio de una campaña de capital de $ 14,8 millones. El proyecto transformará la iglesia en el campus de sus sueños.



La Primera Iglesia Metodista Unida Groveton y la Iglesia Metodista Unida Prairie View, Nogalious Prairie también están prosperando financieramente. “Tuvimos una caída de dos meses en medio de esto, pero fue realmente de corta duración”, dijo Hastings. “La gente aquí es muy fiel”.

En Groveton, los platos están en la parte trasera de la congregación para evitar que los gérmenes se propaguen cuando se pasan los platos. Aquellos que ven en vivo pueden enviar un cheque a cualquiera de las congregaciones y, de hecho, Hastings dijo que las donaciones por correo han aumentado. “Tengo que admitir que estaba un poco preocupado al principio”, dijo. “Esperaba lo mejor, anticipándome a lo peor y planificándolo también, pero eso nunca sucedió. Refleja la dedicación y el compromiso de las congregaciones”.

Todavía las manos y los pies de Jesús

El trabajo misionero también ha continuado en las congregaciones, desde miembros que se controlan constantemente unos a otros y a los que están enfermos en cama en la Primera Iglesia Metodista Unida en Atlanta, hasta un nuevo grupo de jóvenes en Prairie View UMC, Nogalious Prairie.

La Primera Iglesia Metodista Unida Groveton también inició una “caja de bendiciones” en colaboración con la Iglesia Bautista vecina. Esta mini despensa de alimentos, equipada con productos enlatados y secos, nunca está cerrada con llave y siempre está disponible para familias necesitadas.

La iglesia también está trabajando con una gasolinera cercana, para proporcionar tarjetas de gasolina a los viajeros varados. Además, crearon bolsas de regalo para regalar a cada persona de la familia en un automóvil. Por ejemplo, una bolsa para niños viene completa con bocadillos y libros de actividades.



Prairie View ha comenzado a recolectar donaciones para regalos de Navidad para entregar a CPS. Hastings explicó que las empresas y las personas podrían tener más dificultades para ayudar en esta temporada navideña. “Prairie View está tratando de tomar el relevo”, dijo.

Cada iglesia está en un área diferente y puede responder a las necesidades de una manera diferente, dijo Hastings. “Parte del desafío es que no podemos hacer lo que hacíamos antes”, dijo. “Nos hace pensar de forma creativa”.

La Iglesia Metodista Unida Christ ha sido innovadora con su trabajo misionero. Por ejemplo, cuando se canceló su viaje UM ARMY para el verano, la congregación organizó el suyo en julio, explicó el director de misiones Steve Godby. “Hicimos un campamento completo aquí mismo en College Station”, dijo.

El campamento fue simplemente reinventado para hacerlo más seguro, explicó Godby. Se sirvieron almuerzos y los estudiantes se quedaron en casa durante la noche. Sus padres los llevaron al lugar de trabajo. Practicaron el distanciamiento social y usaron máscaras. Cada noche, los voluntarios desinfectaban todas las herramientas. Aún así, los jóvenes pudieron construir rampas para sillas de ruedas que tanto necesitaban. “Todos fuimos muy precavidos y nos lo tomamos en serio”, dijo Godby.



Además, los voluntarios ayudaron a los confinados en casa con las tareas del hogar y las reparaciones. La iglesia también envió una tarjeta con una cruz de madera a cada trabajador de primera línea en el área. Dentro había una nota con el número de teléfono de un compañero de oración en la iglesia. “Emparejamos a personas en la iglesia con trabajadores que sólo necesitaban que alguien orara por ellos”, dijo Godby.

Desde que llegó el COVID-19, Godby ha liderado los esfuerzos para escribir procedimientos y pautas para garantizar la seguridad del personal y los miembros de la iglesia. Tomarse el tiempo para considerar cuidadosamente cada riesgo y planificar el regreso al edificio ayudó a la Iglesia Metodista Unida Christ a proteger a sus familias y continuar con sus servicios. “Encontramos todas las formas probables de hacer todo de la manera más segura posible, pero esto no nos detiene”, dijo Godby.

La Iglesia Metodista Unida Christ continuará su Día anual de la Iglesia ha Dejado el Edificio (CHLB), lleno de proyectos de servicio en la comunidad. En lugar de reunirse en la iglesia, los voluntarios se reunirán en automóviles en el estacionamiento antes de comenzar su trabajo.

Godby dijo que también hay oportunidades para servir a través de Zoom. Estar en una misión puede ser tan simple como convertirse en un amigo por correspondencia de una persona mayor que se ha aislado en una casa de retiro.

“No podemos estar inactivos”, dijo Godby. “Solo tenemos que ser seguros e inteligentes”.

Enseñanzas del COVID-19

En los primeros días del coronavirus, House predicó un sermón centrado en “Dios es más grande que esto”.

“Queremos recordarle a nuestra congregación que el mensaje es tan importante”, dijo House. “Nos intimida la pandemia mundial, pero Dios es más grande que eso. Sólo tenemos que confiar en Él para que nos ayude. Nuestra fidelidad y nuestra audacia finalmente triunfarán ".

Weber dijo que apoyarse en la fe es esencial. “Nunca hemos hecho de COVID la historia principal”, dijo. “Siempre nos hemos centrado en el cuerpo de Cristo, reuniéndonos y haciendo ajustes para hacerlo lo más seguro posible. Cuando COVID-19 está tan al frente y al centro, el miedo oscurece la luz de Cristo”.

Él cree que la pandemia podría crear oportunidades para la reestructuración de la iglesia y la colaboración entre las congregaciones.



Hastings dijo que una de sus principales conclusiones de la pandemia ha sido la importancia de escuchar a su congregación. “En lugar de liderar con ideas, deberíamos liderar con preguntas”, dijo.

La flexibilidad también ha sido clave para afrontar la pandemia, dijo Hastings.

“Tendemos a quedar atrapados en la tradición de hacer las cosas de la misma manera, y ni siquiera nos damos cuenta”, dijo. “El COVID-19 me ha obligado a abordar las cosas de nuevas formas. La flexibilidad entra en juego; la creatividad entra en acción. Necesitamos buscar nuevas oportunidades para satisfacer todas las necesidades en nuestras comunidades. Creo que ahí es donde está el futuro”.