Iglesias siembran para la inseguridad alimentaria


7/8/2021


Por Lindsay Peyton
 
Este verano, algo nuevo está creciendo en la Conferencia Anual de Texas. Un jardín para la comunidad está bajo construcción en la IMU Riverside en Houston, en colaboración con la Fundación Wesley de la Universidad de Houston. Frutas y vegetales frescos cosechados en este terreno serán usados para combatir la inseguridad de alimentación en el área.  Más al sur, plantas están siendo cosechadas en Santa Fe, Texas, en un jardín compartido que ha sido creado por la IMU Aldersgate y la cercana Saltgrass Cowboy Church. Los miembros de ambas congregaciones están invitados a ir y recoger vegetales que han madurado al sol.
 
En cada jardín comunitario, se han sembrado semillas para el compañerismo y el alcance a las personas. Organizadores esperan que esto sirva como modelo para otras iglesias – sin requisito de “pulgares verdes”.
 
Cosecha para combatir inseguridad de alimentos en la IMU Riverside
 
Cada parte del nuevo espacio verde en la IMU Riverside en Houston se siente divinamente inspirado por la Pastora Asociada Denise Fairfield, quien sirve como Ministro del Campus para la Fundación Wesley en la Universidad de Houston.
 
Comenzó con una visión. Ella estaba facilitando la Feria de Salud Colaborativa en la comunidad de “3rd Ward” en febrero, y el tema de que el área era un desierto de alimentos seguía surgiendo. El acceso a la nutrición en el vecindario era esencial, pero los obstáculos seguían interponiéndose en el camino.
 
Caulfield comenzó a frustrarse. “Llego al punto donde me canse de escuchar lo mismo,” recuerda.  “Pregunte, ¿qué podemos hacer al respecto?”
 
Recordaba que su familia cultivaba un jardín durante su infancia, y cómo los vecinos compartían la cosecha. "Una cosa que a nadie le faltaba era la comida", dijo.
 
Entonces, Caulfield pensó, “¿Qué tal si regresamos a lo básico? Podemos crear un jardín. Podemos cosechar frutas y vegetales frescos y extenderle la cosecha a la comunidad.”
 
Solo había un problema, admitió Caulfield. “No tengo conocimiento alguno acerca de la jardinería,” dijo riéndose.
 
Pero eso no la detendría. Había dado clases de jardinería anteriormente de la jardinera maestra Janice Brown en el pasado. En la sesión, no solo como desarrollar un espacio verde pero también lo que debía sembrar y cómo manejar el jardín.  

Caulfield imaginaba hacer lo mismo para la comunidad – cosechar frutas y vegetales frescos y al mismo tiempo que empoderar a los vecinos para que cultivaran el jardín.



Ella decidió encontrar a la maestra que la ayudó y fue al centro de jardinería. En poco tiempo, se conectó con Brown.
 
"Y ella era Metodista Unida", dijo Caulfield. "Fue asombroso. Terminamos hablando durante dos horas. Fue divinamente inspirado.”
 
Caulfield le dijo: "Necesito tu ayuda. ¿Cómo hago que esto funcione?”
 
"Enseguida se unió", recordó Caulfield. "Ella creó un diseño del jardín.”
 
Mientras tanto, Caulfield dijo que Riverside UMC había ofrecido un pedazo de terreno para el espacio verde. Se aseguró del respaldo de la Fundación Wesley de la Universidad de Houston y buscó fondos adicionales. Las IMU Bellaire y Faith compraron materiales para lanzar el proyecto. Sus propios hermanos donaron $1,000 para apoyar el jardín.
 
Gary Flaharty, tesorero de la Fundación Wesley de la Universidad de Houston, también se acercó para ayudar. El dirige JIVs de las Iglesias Metodistas Unidas de Bellaire, Faith y West University. Por lo general, estos estudiantes de escuela media y secundaria completan un proyecto de servicio cada año, pero estaban buscando uno nuevo.
 
Flaherty se ofreció a hacerse cargo del jardín comunitario. "No solo para este año, sino que podemos continuar cada año", dijo.
 
En poco tiempo, las palas estaban listas para mover la tierra en la IMU Riverside. Los estudiantes salieron del 17 al 19 de junio y construyeron dos canteros grandes elevados. Hay planes para cinco canteros más.
 
“Solo era un sueño – y ahora es una realidad,” dijo Caulfield. “Estoy ansiosa de comenzar a planear – y de que los estudiantes regresen a ver los frutos de sus labores.”
 
Explico que cuando los estudiantes de la universidad vengan a ayudar con el jardín, les dará la oportunidad para evangelizar. Cuando los miembros de la iglesia trabajan para producir y compartir su cosecha con sus vecinos necesitados, será una oportunidad de alcance increíble. “Es una situación en la cual la iglesia gana,” dijo.
 
Caulfield eventualmente espera agregar unas bancas, barriles para la recogida de aguas pluviales y un espacio para dar clases de jardinería. “Lo que podemos lograr a largo plazo va a ser invaluable,” dijo.
 
El jardín comunitario puede servir como ejemplo para otras iglesias quienes quisieran abordar el tema de la inseguridad de alimentos. Pueden cosechar sus propios alimentos para suplir lacenas de alimentación, agrego Caulfield.
 
“¿Qué pasa si esto da comienzo a algo? Podemos duplicar estos jardines,” dijo ella. “Me gustaría usar esto como un modelo. ¿Quién sabe quién más se quiera unir? Estamos necesitados de esto. Esto beneficia a todo el mundo. Nos da la oportunidad de realmente crear una comunidad.”
 

Congregaciones sembrando juntas en la IMU Aldersgate
 
El Grupo de Jardinería se reúne una vez al mes en la IMU Aldersgate UMC en Santa Fe, TX – e incluye miembros de la iglesia tanto como a personas de la comunidad. Bob Camp se unió a la iglesia hace como unos ocho años – y también se inscribió para ser parte del grupo.  
 
Por un tiempo, dice, el grupo quería crear un jardín comunitario en la iglesia. “Alguien hizo el comentario en una de las reuniones, y de ahí comenzó a crecer, dijo Camp.
 
El año pasado, el proyecto se estaba desarrollando cuando el COVID-19 lo detuvo. Otro gran reto era la falta de espacio que tuviese acceso al agua para poder tener el jardín en el terreno de la iglesia, explico Camp.
 
Entonces fue que el Grupo de Jardinería se puso creativo – y unieron fuerzas con la Saltgrass Cowboy Church que queda cerca, y tenía espacio al aire libre de sobra.
 
Camp dijo que un miembro de la congregación también tenía un tractor y ayudo a arar la tierra.  “En lo que fuimos avanzando, todo fue cayendo en lugar,” agrego.
 
Hace como dos meses, planto hileras de maíz. También hay calabazas, tomates, pimientos, tomatillos, berenjenas, judías verdes, pepinos y eneldo que crecen en la parcela de 40 pies por 30 pies.
 
Mientras el Grupo de jardinería de la IMU Aldergate maneja la siembra, todos están invitados a compartir en la cosecha, explico Camp. “Si está ahí y está maduro, agárrelo,” dijo. “No es muy grande, pero es suficiente para nuestras dos iglesias.”
 
Como esto es solo el comienzo del jardín, Camp no esta seguro de cuanto quedara de sobra para compartir. Si llega a haber una cantidad de sobra, hay planes de como distribuirle los alimentos a aquellos quienes más lo necesitan.  “Hay personas muy cerca de aquí a quienes le hace falta,” dijo Camp. “Se destinará a una buena causa. Vamos a alimentar a algunas personas. Ese es nuestro propósito."
 
Dijo que el jardín provee oportunidades para el compañerismo para miembros de Aldersgate la Cowboy Church. “Le da la oportunidad a las personas de unirse y trabajar duro,” dijo.  
 
Camp agrego que la iglesia es el lugar ideal para un jardín – y para recoger la cosecha.  “Comienzas con un grupo de personas que se conocen,’ dijo. “Uno averigua lo que quieren hacer y lo que pueden hacer. Y con la gracia de Dios, sigues adelante.”