Iglesia Transformada en un Centro de Alfabetización y Salud Para Niños



Spanish

7/10/2019


El espacioso lugar de 48,000 pies cuadrados que mantuvo  la Iglesia Metodista Unida de Bethany durante 68 años recibió una nueva vida y un nuevo nombre, Centro Metodista Unido para Niños.
 
El obispo Jones expresó su agradecimiento a los miembros anteriores de Bethany UMC, Houston, por la visión que tuvieron junto con la conferencia sobre el futuro de la niñez en esta comunidad.
 
“Creo que este primer Centro Infantil cambiará la trayectoria de las vidas de los niños marginados en esta comunidad.”
 
Explicó que todos los niños que ingresan a este Centro Infantil tendrán la oportunidad de encontrar libros y herramientas para aprender, de modo que para el tercer grado ya puedan leer a ese nivel de grado y tener acceso a los servicios de salud necesarios.
 
“Como cristianos metodistas unidos, estamos llamados a satisfacer las necesidades educativas y de salud fundamentales de todos los niños en nuestras comunidades, al mismo tiempo que les extendemos el amor de Dios", dijo.
 
La Reverenda Jill Daniel, Directora de la iniciativa “Amamos a Todos los Hijos de Dios” explica que debido a un vecindario cambiante, el edificio no estaba lleno de niños como en sus buenos tiempos.
 
“Pero eso ha cambiado dramáticamente”, dijo Daniel.
 
En un año, el edificio se ha transformado completamente de un lugar donde 60 niños asistían a la escuela diurna a un campus vibrante que coordina el desarrollo de 500 jóvenes.
 
Daniel explicó que como punto focal de la iniciativa, el Centro Metodista Unido para Niños albergará numerosas y diversas organizaciones infantiles, que incluyen:
 

  • La Escuela Metodista Bethany entre semana –  un programa preescolar que atiende a diversos niños de la comunidad circundante
  • • YMCA –  proporcionando campamentos de verano entre semana para niños en el área
  • Escuela St. Nicolas  ofreciendo educación tradicional Montessori junto con una "hora del té" para los niños
  • El Hospital Metodista – ofrece un miembro del personal dedicado que supervisa un programa de bienestar comunitario en el que la enfermería comunitaria o los trabajadores de salud comunitarios desempeñan un papel
 
“Casi no hay un espacio que no se use todo el día, cada día”, dijo Daniel. “Ahora, no puedes caminar por la puerta sin sentir la vida. El espíritu de Dios que salva vidas impregna todos los rincones”.
Ella se siente cómoda sabiendo que con los niños de la escuela diurna de la iglesia, los campistas de YMCA y los estudiantes de St. Nicolas, una población estudiantil diversa se ha reunido en el espacio.
 
“Tenemos niños que califican para el almuerzo gratis, y tenemos hijos de científicos de cohetes en la NASA que están prosperando en este espacio donde extendemos el amor de Dios a todos los niños por igual”, dijo Daniel.