Iglesia aprende como equipar a padres a ser líderes espirituales


4/28/2022


Por Lindsay Peyton
 
La IMU Oikon UMC viene del griego “oikos,” lo cual significa “la vivienda familiar” o “casas.” El título es ideal para una congregación comenzada con una serie de grupos pequeños, reuniéndose en iglesias hogareñas. El nombre nos recuerda que la iglesia es la casa de Dios – y que las iglesias originalmente eran compuestas de grupos pequeños reuniéndose en hogares. La familia viviendo en el hogar recientemente ha pasado a ser el enfoque de Oikon – en lo que la congregación se asegura que todas las personas son incluidas, aun sus miembros más jóvenes.  
 
Comenzando como “Oikon Chapelwood,” la congregación comenzó con 10 iglesia en hogares. Entonces, al pasar el tiempo, Oikon paso a ser una iglesia independiente.
 
La congregación ha sido muy intencional en cada paso para desarrollar algo nuevo para el discipulado y la formación en la fe. Los miembros fundadores le hicieron una promesa a Dios y los unos a los otros de orar, servir y ofrecer testimonios juntos.
 
La congregación ahora esta mayormente compuesta de familias jóvenes con niños. Y el Pastor Mike Whang se ha dado cuenta. Su enfoque está en maneras para asegurar que los niños son igualmente una parte de la congregación. “¿Como les ministramos – y como equipamos a los padres?” pregunto.
 
Entonces, Whang aprendió acerca de la Iniciativa de Especialista de Ministerio en la Conferencia Anual de Texas. “Mis oídos se animaron,” dijo.
 
La nueva Iniciativa, que se lanzó en enero, empareja a pastores y lideres congregacionales con Especialistas de Ministerio quienes están preparados para ayudar. Hay actualmente 64 categorías de entrenadores.
 
Whang se di cuenta que el ministerio de niños estaba en la lista. “Esa era nuestra mayor necesidad,” dijo. “Nos ayuda a estar conectado a una denominación, un sistema conexional de iglesias.”
 
Estaba intrigado por las posibilidades, como iglesia nueva, de aprender las mejor prácticas de otras. “Nos pueden ahorrar años de pruebas y fallos compartiendo sus experiencias,” dijo.
 
Whang leyó los perfiles de varios Especialistas Ministeriales – y Cari Beneke, directora ejecutiva en la IMU Good Shepherd en Cypress, se destacaba. “Ella ayudo comenzar algo desde el inicio y aprendió mucho en el proceso,” dijo Whang.
 
Los dos tuvieron una llamada por Zoom con el Rev. Robert Besser, director asociado del Liderazgo de la Iglesia en el Centro de Formación de Liderazgo, sirviendo como moderador. La conexión era aparente inmediatamente.
 
“Enseguida me di cuenta de que Cari ama al Señor y ama a la iglesia,” dijo Whang. “Me encanta su espíritu y podía notar que era sincera.”
 
Pudo comunicar lo que Oikon valoraba y que tipo de comunidad querían construir. “Y eso le resonó a ella,” recordó el pastor.
 
Entonces los dos se encontraron en persona, junto a dos líderes de Oikon. “Todos estábamos en el mismo salón con doughnuts y una pizarra,” dijo Whang. “Formulamos un plan.”
 
La idea no es replicar lo que Brenek había logrado en la iglesia Good Shepherd. Su papel es servir como guía y entrenadora.
 
“Ella ofreció mucho en términos de una visión y como ofrecer apoyo,” dijo Whang. “Es como si nos estuviésemos preparando para ir en una larga excursión y escalar una montaña empinada. Y Cari ya había atravesado ese camino. Nos dio confianza.”
 
Mas que nasa, su apoyo y presencia fue un cambio completo, dijo Whang. Especialmente significativo al pastor fue que ella trajo un versículo de la biblia que había audado mucho como ministro de niños. 2 Corintios 8:4, “rogándonos con insistencia que les concediéramos el privilegio de tomar parte en esta ayuda para los santos.”
 
“Fue como que ella dijera, ‘Ya he pasado por esta jornada espiritual y aquí tienen las palabras que Dios me dio para sostenerme, Ahora se las estoy ofreciendo a ustedes,’” dijo.
 
Brenek comenzó como pastora de niños en Good Shepherd en el 2007. “Puede llagar y diseñar el ministerio yo misma,” dijo. “Era divertido, y había tenido suficiente experiencia en otras iglesias para saber lo que funcionaba.”
 
Como una Especialista de Ministerios, Brenek ahora puede compartir esa historia con otros, contestar preguntas, y ofrecer consejos. Dice que la iniciativa habla acerca del sistema conexional del Metodismo. “Nos ayuda a sentirnos que todos somos parte de un equipo. Todos estamos juntos en esto,” dijo. “Es como, ‘¿Necesitas ayuda? Yo te ayudo.”
 
Después que Whang and Brenek comenzaron la conversación, la congregación se movilizó. Lideres claves comenzaron a hacer llamadas, y 16 miembros se han inscrito para ayudar.
 
“Todos están poniendo de su parte,” explico Whang. “Somos una pequeña iglesia familiar. Viajamos juntos. Todos necesitamos sentir un estilo de llamado de la iglesia.
 
Brenek piensa regresar a Oikon en el futuro, cuando el ministerio este mas avanzado.  Por ahora, ella envia correos electrónicos frecuentemente o llama para ver como va todo y como puedo orar por la congregación.
 
Independientemente de la iglesia, Brenek dijo que el ministerio de los niños se trata de empoderar a los padres a que sean líderes espirituales y que comiencen discipulado a una temprana edad“ "Es critico ayudar a que los niños aprendan a amar la iglesia,’ dijo.  
 
En Oikon, toda la congregación se une en oración para los niños todos los domingos, y los jóvenes son parte de la adoración. “Nosotros nos imaginamos una iglesia donde los niños saben los nombres de todos los adultos, y todos los adultos saben los nombres de los adultos.”
 
Explica que las estadísticas muestran que estudiantes universitarios quienes permanecen cerca de sus familias en la iglesia tuvieron relaciones significativas con adultos en esas congregaciones. Y eso requiere programación multi-generacional.
 
“Cuando separamos las cosas, los niños son dejados en los salones, y los adultos van al servicio,” dijo Whang. Los jóvenes se van a sus reuniones, agrego. Entonces en la universidad, los estudiantes participan del ministerio en la universidad.
 
“Esa es una generación completa de niños creciendo quienes no tienen una relación significative con alguien que no este al mismo nivel de desarrollo que ellos,” dijo. “el testimono de una comunidad multi-congregacional esta ausente.”
 
Mantener a cada edad en un grupo separado refuerza la homogeneidad en la iglesia, dijo Whang. Encontrar una manera de unir a la congregación es un desafío, pero vale la pena enfrentarlo, agregó.
 
“¿Cómo creamos una cultura donde estos niños sean conocidos? No es una fórmula”, dijo Whang. “Tiene que ser intencional”.