Iglesia ofrece un drive-through gratuito a través de la feria de salud con vacunas contra la gripe, pruebas de laboratorio, monitoreo de la presión arterial y más


11/12/2020


Por Lindsay Peyton

Imagine una parada técnica en NASCAR, donde un equipo está listo para reabastecer de combustible, cambiar neumáticos y reparar autos de carreras. Ahora, en lugar de expertos en autos de carrera, imaginen enfermeras con portapapeles, preparadas para administrar vacunas contra la gripe gratis y procesar el trabajo de laboratorio, con los pacientes en la seguridad de sus autos. Esa es la visión que transformó la Feria de salud comunitaria Mt. Pleasant este año. El evento, que se llevó a cabo el 10 de octubre, fue organizado por la Iglesia Metodista Unida Tennison Memorial y Titus Regional Medical Center.
 
El pastor de Tennison, el Rev. Mike Cline explicó que la feria ha sido un elemento fijo en la comunidad durante los últimos 15 años. Ha servido a la iglesia durante nueve años y la salud es una de sus principales prioridades personalmente. Él hace ejercicio todos los días, monta en bicicleta, camina y lleva a grupos de jóvenes de la iglesia en excursiones con mochila a las montañas cada verano.
 
Sin embargo, tener acceso a la atención médica puede ser difícil en Mt. Pleasant, una ciudad en el noreste de Texas con una población de aproximadamente 15,500. Las recesiones económicas han desafiado a las familias trabajadoras en el pasado, y la situación se agravó con el COVID-19.
 
“La necesidad aquí es alta”, dijo Cline. “Hemos tenido entre 500 y 1000 personas que asistieron a la feria de salud en el pasado”.
 
Por lo general, en octubre para el evento, el centro de actividades de la iglesia está lleno de familias que reciben exámenes de vista y audición gratuitos, análisis de sangre, vacunas e incluso mamografías. “Realmente ha ayudado a las personas que no pueden recibir este tipo de atención normalmente”, dijo Cline.
 
Este año, a Cline le preocupaba cómo continuaría la feria de salud y, de ser así, de qué forma. En agosto, envió un mensaje de texto a un organizador del hospital, preguntándole cuál era el plan. Inmediatamente, recibió una respuesta: “Honestamente, no tengo ni idea”.
 
“Comenzó desde allí”, dijo Cline.
 
Comenzó a intercambiar ideas con el personal de la iglesia y los organizadores del hospital. La solución se hizo evidente: una feria de salud de autoservicio.
 
El evento se llevó a cabo fuera del Tennison Activity Center. Los vehículos se alineaban a distancia y los agentes de policía guiaban el tráfico. Se entregaron portapapeles a los pasajeros en el automóvil, quienes marcaron qué servicios querían.
 
“Luego, las enfermeras intervinieron y se encargaron de ello”, dijo Cline.
Todos los servicios se ofrecieron de forma gratuita. Hubo pruebas de laboratorio y controles de salud que incluyeron la presión arterial y el azúcar, así como vacunas contra la gripe.



Los estudiantes de la escuela de enfermería de Northeast Texas Community College Allied Health se ofrecieron como voluntarios para ayudar durante el evento. Se proporcionaron traductores para los participantes de habla hispana. Cline estimó que asistieron unas 250 personas.
 
“Si alguna vez hubiera un año para una feria de salud, este sería el indicado”, dijo.
 
Proporcionar vacunas contra la gripe era una de las principales prioridades de la iglesia. Además, garantizar una salud óptima es una forma de mitigar el riesgo de COVID-19. Cline dijo que cada año, las personas asisten a la feria de salud y descubren problemas médicos que necesitan atención.
 
La Iglesia Metodista Unida Tennison Memorial tiene un corazón para el alcance, agregó el pastor. Se unen a otras iglesias cada año para ofrecer programas de lectura a los estudiantes de primaria locales. El año pasado, la congregación dio un paso más y adoptó una clase de cuarto grado como tutor.
 
Cada verano, Tennison alimenta a miles de niños y sus familias, cuando concluye el programa de almuerzos escolares. Durante todo el año, la iglesia también construye rampas para sillas de ruedas para miembros discapacitados de la comunidad.
 
Ahora, los miembros de la congregación se están concentrando en distribuir alimentos a las familias necesitadas. El mes pasado, organizaron una entrega de comida con 800 cajas.
 
“Vino tanta gente que se agotaron”, dijo Cline. “Entonces, para nuestro próximo envío de comida, pediremos 1.700 cajas. También es un drive-through”.
 
A través de sus ministerios de alcance, explicó el pastor, la iglesia está haciendo una diferencia positiva en la vida de muchos en la comunidad.
 
“Nos da la oportunidad de demostrar que nos preocupamos por ellos y darles ánimo y esperanza”, dijo Cline. “Cuidar a las personas, ayudarlas y animarlas, es algo muy bíblico. Eso es lo que deberíamos estar haciendo como iglesia”.