Fe y fatiga durante la cuarta ola


8/12/2021


De Lindsay Peyton

Las iglesias en la Conferencia Anual de Texas se están preparando para la cuarta ola del coronavirus. Según el "Texas Tribune", la propagación de la variante Delta está causando un rápido aumento en las hospitalizaciones en Texas, más rápido que en cualquier otro punto de la pandemia. Un informe de Ago. 5 mostró 129,114 casos nuevos en dos semanas en todo el estado, creando un total de 2.7 millones de casos confirmados en 254 condados desde que comenzó la pandemia. Según los medios de comunicación, alrededor del 44 por ciento de las personas en Texas están completamente vacunadas.

Stephanie Hughes, Pastora Principal de St. John's UMC en Texas City, ha sido testigo de que los casos de COVID-19 aumentaron drásticamente en su comunidad. Hace unas semanas, hubo docenas de hospitalizaciones por el virus. Ahora hay cientos.

"Los hospitales ya están llenos", dijo. "Los conductores de ambulancias nos dicen que son todos casos de COVID.”

El Reverendo Charles Anderson, Superintendente del Distrito del Noroeste, también ha visto un aumento en su área. Agregó que en el distrito, la tasa promedio de vacunación es del 26 por ciento, casi la mitad del promedio estatal.

"COVID no es solo urbano", enfatizó. "COVID llega a las zonas rurales y suburbanas.”

En algunas partes del este de Texas, dijo, el acceso a la atención médica es deficiente, así como la disponibilidad de vacunas. Él ha notado un sentimiento de desánimo durante la cuarta ola.

"Lo que estoy experimentando es fatiga y frustración", dijo. "La gente está diciendo como, me puse la máscara, me dieron la vacuna, todavía contraje COVID.”

El Rev. Dr. Doug Baker, pastor principal de Marvin UMC, se recuperó recientemente de la COVID-19, a pesar de que fue vacunado. Su caso fue leve.

Baker explicó que las personas que no estaban completamente vacunadas generalmente experimentan resultados graves con la variante Delta. "Algunos van al hospital", dijo. "Algunos tienen enfermedades mucho más prolongadas.”

Gracia extendida

La pastora Hughes describió el sentimiento en las últimas semanas como "un latigazo cervical." La iglesia estaba regresando cautelosamente al edificio, después de su primer servicio de regreso para la Pascua Florida.

"Estábamos aumentando", dijo. "Fue un tiempo de recuperación. Ahora, es como, ¿vamos a terminar de nuevo en el estacionamiento?”

Hughes explicó que algunos miembros de la congregación se sienten derrotados, otros molestos. Y, unos pocos están buscando a alguien a quien culpar, agregó. "La gente está enojada porque vamos a tener que dar un paso atrás", dijo. "¿Cuántos pasos atrás vamos a tener que dar?”

Ella evoca la historia bíblica de los israelitas vagando en el desierto. "Estamos siendo empujados hacia el desierto, y nuestra alma anhela un hogar", dijo. "Anhelamos lo que conocemos. Anhelamos estar más cerca de Dios.”

La sensación de estar perdido ha durado más de lo que habíamos anticipado, agregó. Sin embargo, los israelitas solidificaron su identidad como pueblo de Dios en el desierto. Y la fe puede fortalecerse incluso en esta cuarta ola de COVID, explicó Hughes.

"Recuerda que Dios está de nuestro lado", dijo. "Dios nos va a sacar de esto, pero tienes que ser responsable, conseguir la vacuna, usar la máscara, lavarte las manos. No solo protegerte a ti mismo, sino ser protector de las personas que te rodean.”

Anderson estuvo de acuerdo en la importancia de demostrar gracia en este momento. Señaló Filipenses 2:4, "Que cada uno de vosotros mire no solo a sus propios intereses, sino también a los intereses de los demás.”

Fortalecer La Fe

El Pastor Baker dijo que recordamos la importancia de la fe en tiempos difíciles. Agregó que una encuesta de Gallup mostró que las personas que asisten a la iglesia tienen mejor salud emocional.

"Tenemos que encontrar maneras de seguir llegando a nuestros miembros, permanecer conectados y mantener nuestras puertas abiertas y programas en marcha", dijo Baker. "Tenemos que dar oportunidades para que la gente practique su fe. Eso les ayudará emocional, física y espiritualmente.”

Proporcionar consuelo como iglesia es esencial. "Lo que estamos haciendo es importante", dijo Baker. "Vamos a seguir avanzando.”

Marvin UMC está comenzando una campaña este otoño para animar a la gente a pasar 15 minutos cada día con el Señor, ya sea leyendo las escrituras o siguiendo un devocional del Aposento Alto. "Pasa tiempo en oración", recomendó Baker. "Guarda ese tiempo con el Señor y haz tiempo para calmar tu corazón.”

Hughes sugiere que el clero también tome tiempo para abordar el autocuidado espiritual. "Es importante encontrar algo que alimente tu alma, ya sea ir a pescar o practicar yoga", dijo. "Cuídate.”

Los pastores pueden sentirse agotados durante estos tiempos inciertos, dijo Hughes. "Como líderes, tenemos que practicar lo que predicamos", agregó. "Parte de eso es permanecer conectado a la fuente, ser consciente y saber cuándo dar un paso atrás.”

Hughes también sugirió sacar fuerza de la experiencia del año pasado. "Hemos estado allí antes", dijo. "Al menos, ahora lo sabemos. Puedo tomar de ese conocimiento, y en ese sentido, es un poco más fácil.”

Ella está tratando de mantener una actitud positiva. En lugar de sentirse robada, o sentirse perjudicada por la cuarta ola, alaba a Dios por el descanso reciente.

"Los últimos tres meses han sido un gran regalo", dijo. "Encuentra gozo en eso.”

Dios está trabajando, agregó Hughes. "Recuerda que Dios se mueve, incluso en nuestros momentos más frustrantes, cuando nos sentimos derrotados. Y aferrarse a esos puntos de esperanza.”