Done a Ayuda COVID-19 para los más vulnerables en la Conferencia Anual de Texas



Spanish

4/20/2020

Por Lindsay Peyton
 
La Conferencia Anual de Texas lanzó la Ayuda COVID-19, una forma de ayudar con las necesidades básicas de las personas y familias afectadas por la pandemia, independientemente de la iglesia a la que asistan. La campaña de toda la conferencia proporciona necesidades personales para sus miembros, al empoderar a los pastores para que den tarjetas de regalo para alimentos, higiene personal, artículos de limpieza de la casa, necesidades del bebé y medicamentos.
 
“En un momento de aislamiento, aquí hay una manera de no estar aislado”, dijo el reverendo Robert Besser, director de Excelencia Congregacional. “Simplemente no podemos estar juntos, pero nuestras comunidades y nuestras iglesias están mejor juntas”.
 
Y aún pueden trabajar juntos para tener un gran impacto, explicó. “Aquí hay una forma en que puedes ayudar”, dijo.
 
Donar a Ayuda COVID-19 es fácil, y se puede hacer en línea o por mensaje de texto, cheque enviado por correo o la aplicación móvil. Las donaciones se distribuirán a los pastores para distribuir a los necesitados en sus congregaciones.
 
Esos pastores determinarán qué tienda es más conveniente y luego comprarán las tarjetas de regalo para compartir con los miembros de la iglesia.
 
Besser explica que la Conferencia faculta a los pastores a hacer lo que deseen para ayudar a las familias en crisis financiera. “Hay iglesias que tienen los medios y las habilidades para cuidar a sus familias, y hay iglesias que no tienen los medios”, dijo. “Esta es una forma en que podemos ayudarlos”.
 
Besser agregó que la Ayuda de COVID-19 no pretende replicar los servicios existentes. “Esto no reemplazará a ninguno de esos”, dijo. “Esto es para aquellos que han caído en el olvido, que no pueden obtener asistencia por cualquier motivo”.
 
Una combinación de circunstancias despertó la idea del Coordinador de Desarrollo de Campo de Misión Rev. Artie Cadar. Primero, varias familias iban a sus iglesias locales. Habían perdido sus trabajos y necesitaban ayuda.
 
Al mismo tiempo, mientras Cadar miraba las noticias, una historia le llamó la atención. Una mujer profesional contaba su historia sobre cómo todos los ámbitos de la vida ahora necesitaban ayuda. Los presentadores de noticias le preguntaron cuánto tiempo tomaría hasta que estuviera completamente sin fondos para susbsistir.
 
“Ella dijo: Un mes”, recordó Cadar. “Es una mujer profesional y educada. Pensé, ¿cómo están los demás? Probablemente ya estaban en bancarrota.
Su mente se centró en aquellos que viven de cheque en cheque. “Necesitamos hacer algo”, pensó. “Es posible que no podamos ayudar a todos, pero podemos ayudar a quienes podamos. Tenemos que hacer algo con los recursos que podamos”.
 
Cadar contactó al reverendo Morris Matthis, Director del Centro de Excelencia Clerical. “Vino directamente del corazón de Artie”, dijo Matthis. “Era consciente de la necesidad y pensé, esto es exactamente lo que deberíamos estar haciendo”.
 
En varias iglesias de la conferencia, explicó, hay miembros que pueden ayudar a los menos afortunados en tiempos de crisis. “Pero algunas de nuestras iglesias están formadas por personas que son vulnerables, que no pueden dar”, dijo. “Ahí es donde esto es importante”.
 
Empoderar a cada pastor también es clave, porque ellos son los que saben qué miembros necesitan ayuda. “La iglesia local es a menudo el primer lugar al que la gente va en busca de ayuda”, dijo Matthis. “Es su primera línea de defensa”.
 
Es un ejemplo de dar una segunda milla, o hacer un esfuerzo adicional para ayudar a otros. “La idea aquí es ir más allá, y tiene sentido”, dijo Matthis. “Es una oportunidad para aquellos que tienen los medios para hacer algo y que tienen el corazón para hacerlo para ayudar a alguien que nunca sabrá sus nombres”. Hay una gran belleza en eso”.
 
Cadar y Matthis presentaron la idea al Obispo Jones y su gabinete el lunes 6 de abril. Al día siguiente, Besser y Cadar se reunieron para resolver los detalles con el director / tesorero del Centro de Recursos de Conexión, el Dr. Elijah Stansell y la Rev. Carol Bruce, quien será su reemplazo cuando se convierta en Superintendente del Distrito Central Sur.
 
El lunes siguiente, regresaron al Obispo y al consejo para presentar su plan, y fue aprobado por unanimidad. Luego, Ayuda COVID-19 acudió al consejo de la conferencia sobre finanzas y administración para su aprobación final. Ahora, la campaña está lista para la acción.
 
“Estamos tratando de avanzar en esto tan rápido como podamos”, dijo Cadar.
 
Agregó que la pandemia de coronavirus refleja otros desastres en los que la Iglesia Metodista Unida se ha intensificado sus esfuerzos en el pasado, como conferencia, para ayudar. “En algo como esto, al igual que en Harvey, estamos llamados a ser la iglesia, no solo a predicar lo que somos”, dijo. “Y la gente está llamando a las puertas de nuestras iglesias pidiendo ayuda. Por eso existen las iglesias, para ayudar a la comunidad”.
 
Para obtener más información sobre formas de dar, visite txcumc.org/covidgiving.
 
Para los miembros de la Iglesia Metodista Unida que lo necesiten, comuníquese con su pastor principal. Los pastores con nombramiento deberán completar el formulario de asistencia en txcumc.org/covidfamilyassistance o por el email Covid19help@txcumc.org.